Featured: Climate: An Area of Opportunity Arrow Featured: 10 ocean activities to look out for at COP27 Arrow Featured: Ocean Panel Leaders Meet during UN General Assembly Arrow Featured: The Ocean Panel Launches its first-ever progress report, ‘Tracking Blue: From Ambition to Action for a Sustainable Ocean Economy’ Arrow Featured: Reino Unido se une al panel de alto nivel para una economía oceánica sostenible Arrow Featured: Ocean Panel lanza un informe de turismo sostenible y las perspectivas de los expertos que lo acompañan Arrow Featured: Declaración Conjunta de los Líderes del Panel de Océanos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos Arrow
ensayo experto
Financiamiento: conectando la ambición con los medios para lograr la sostenibilidad

¿Qué mecanismos financieros existen para apoyar la inversión en modelos de turismo costero y marino sostenible y superar las barreras clave para lograr escala? ¿Qué más se necesita?

Shaun Mann
shaun mann
Especialista sénior en el sector privado, Grupo del Banco Mundial
Louise Twining-Ward
Louise Twining-Ward
Especialista sénior en el sector privado, Grupo del Banco Mundial

El océano y sus zonas costeras son fundamentales para el turismo. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se realizan casi 70 millones de viajes cada año solo para visitar los arrecifes de coral, lo que genera US$36 mil millones al año en ingresos y crea 6,5 millones de puestos de trabajo.[1]. Las áreas marinas protegidas (AMP) brindan una amplia variedad de servicios ecosistémicos, conservan una importante biodiversidad, sirven como criaderos para la pesca y mejoran las poblaciones de peces, protegen los hábitats que amortiguan los impactos de las tormentas y las olas, y eliminan el exceso de nutrientes y contaminantes del aire y agua. También pueden proporcionar un turismo más sostenible y beneficios recreativos, así como mejorar otros valores no relacionados con el uso, como los valores culturales y patrimoniales.

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve la dependencia de los ingresos del turismo de muchos puntos críticos de biodiversidad, parques y áreas marinas protegidas. La industria de viajes y turismo a nivel mundial registró una pérdida estimada de $1.2 billones en ingresos por exportaciones en 2020[2]. En las Islas Galápagos, por ejemplo, un estudio proyectó que una restricción de entrada de seis meses por motivos de pandemia conduciría a la pérdida del 53 por ciento del ingreso anual total de las islas, o casi $10 millones[3]. En partes del este de África, la caza furtiva de vida silvestre, la caza y la pesca ilegales, la tala y la quema de arbustos ha aumentado debido a la falta de ingresos del turismo y los recortes resultantes en los fondos para los guardaparques y la seguridad.[4].

Este es un momento oportuno para repensar la sostenibilidad de los activos costeros y marinos existentes y desarrollar oportunidades para su expansión. La ausencia de ingresos por turismo como resultado de las restricciones de viaje de COVID-19 ha hecho que los recursos costeros y marinos adopten flujos de ingresos alternativos, no consuntivos y regenerativos. Al mismo tiempo, los gobiernos, las instituciones de desarrollo y los inversionistas están reconociendo que estos recursos marinos y costeros tienen valores intrínsecos más allá de sus usos actuales para el turismo y la pesca. El océano ayuda a regular las temperaturas globales y el ciclo global del carbono al absorber casi un tercio del dióxido de carbono atmosférico. Este carbono 'azul' está secuestrado en ecosistemas costeros como manglares, pastos marinos y sistemas de arrecifes, que tienen una gran capacidad para almacenar carbono en sus sedimentos durante largas escalas de tiempo. Los hábitats costeros con vegetación representan uno de los sumideros de carbono más eficientes disponibles de forma natural y, por lo tanto, son una herramienta importante para la mitigación y adaptación climática, además de ser hábitats cruciales que albergan una rica biodiversidad y brindan servicios ecosistémicos clave. Por lo general, estos ecosistemas costeros pertenecen a los gobiernos, que también asumen los costos de su gestión y conservación como un bien público.

Acuerdos y compromisos internacionales[5] durante la última década están uniendo cada vez más a las naciones soberanas y sus bancos centrales, los mercados financieros, el sector privado, los donantes, las organizaciones no gubernamentales y los filántropos hacia objetivos comunes para aumentar el flujo de financiamiento para la valoración y protección de los ecosistemas marinos. La demanda es impulsada por los accionistas y financiadores de empresas del sector privado que desean contribuir positivamente a los objetivos climáticos y de biodiversidad acordados en convenciones internacionales.[6]. El objetivo es crear un suministro de nuevos productos asignando valores monetarios a los servicios ecosistémicos, el carbono y la biodiversidad mediante la formación de nuevos tipos de mercados que permitan medir y monitorear estos valores ecosistémicos, verificarlos de forma independiente y comercializarlos en mercados mayoritariamente voluntarios.

Desafíos

A pesar de la demanda de activos azules, una serie de desafíos impiden el crecimiento de la financiación en este espacio. Estos podrían caracterizarse tanto desde el lado de la demanda como desde el lado de la oferta. Los compradores de activos azules (lado de la demanda) necesitan estándares, marcos y sistemas de verificación comunes transparentes y aceptados internacionalmente para invertir con confianza. Como señaló el Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible, los marcos y taxonomías actuales en los que las inversiones para apoyar no se comunican adecuadamente entre sí y aún no se guían por principios adoptados universalmente.[7]. Sin este marco internacional y un entendimiento común de lo que constituye una taxonomía de activos azules y cómo se miden, monitorean y mantienen, el lado de la oferta (gobiernos y desarrolladores de activos) no está seguro de las reglas del juego. Estas asimetrías de información y fallas de coordinación distorsionan la dinámica del mercado en la medida en que los únicos modelos de financiamiento que avanzan son personalizados y de pequeña escala. Además de estas cuestiones marco, los sistemas de gobernanza en torno al uso de la financiación, los mecanismos de distribución de beneficios y las estructuras de mercado para el comercio de activos azules aún son incipientes. Invertir en activos azules es arriesgado en el contexto de estos marcos regulatorios aún en desarrollo. Si bien existen acuerdos internacionales como el Acuerdo Climático de París, los detalles aún no están claros. También hay una falta de oferta de proyectos azules de alta calidad, verificados e invertibles.

creación de activos

Con una cartera global de más de $9 mil millones en inversiones en sectores oceánicos y relacionados con los océanos, el Banco Mundial se encuentra en una posición única para abordar estos desafíos. Existe una razón convincente para que las instituciones de desarrollo apoyen la creación de activos no solo creando un entorno propicio para las inversiones, sino también eliminando el riesgo de una cartera inicial de proyectos invertibles.

El siguiente sería un proceso para la creación de activos a nivel de país. El proceso comienza por el lado de la oferta, aumentando el interés y la conciencia del gobierno e identificando y valorando los posibles activos azules; luego desarrolla protocolos de inversión, protocolos de medición y medios de verificación antes de negociar finalmente los créditos.

 

Figura 1. Proceso de creación de activos para una economía azul

Fuente: Diagrama de los autores.

 

Los gobiernos necesitan asesoramiento, capital y recursos para ayudar a crear marcos legales, regulatorios y contables institucionales y transparentes para los créditos de carbono y biodiversidad que permitan que este mercado se mueva más rápido y a mayor escala. Este marco sería como el necesario para establecer un clima de inversión para cualquier industria 'nueva'. Establecer las reglas podría ayudar a crear activos estandarizados de carbono y biodiversidad que pueden venderse a empresas o mercados financieros que se han comprometido a alcanzar emisiones netas cero, por ejemplo. También crearía espacio para que los gobiernos operen más allá de sus sistemas de áreas protegidas al ofrecer ecosistemas de alto potencial para la propiedad o arrendamiento privado y comunitario, por ejemplo, en zonas de amortiguamiento alrededor de las AMP.

Opciones de financiación

El argumento central presentado aquí es que los recursos costeros y marinos tienen el potencial de generar flujos de ingresos más allá de la pesca y el turismo tradicionales. Para que estas áreas sean más resilientes, deben hacer esto. Si bien el enfoque de este ensayo está en los mecanismos de financiación de los servicios ecosistémicos y los pagos de carbono y biodiversidad, también es importante que los ecosistemas costeros y marinos que dependen del turismo adopten más prácticas de economía circular y mejoren la gobernanza y la gestión local de estos ecosistemas para facilitar las prácticas regenerativas. (de residuos y plásticos, por ejemplo). Las comunidades locales y las empresas necesitarán capacitación para permitir su inclusión en estas cadenas de valor. El Grupo del Banco Mundial (GBM) está trabajando en muchas de estas áreas en el Caribe, África Occidental y otras regiones a través de PROBLUE, un fondo fiduciario de múltiples donantes administrado por el Banco Mundial que apoya el desarrollo sostenible e integrado de los recursos marinos y costeros en un océano saludable[8].

Otro punto de entrada para el GBM y otros socios para el desarrollo podría ser la estructuración y el suministro de instrumentos financieros para reducir el riesgo de los proyectos y aprovechar diferentes tipos de capital de diferentes proveedores que requieren diferentes tipos de rendimiento. Esto podría incluir una variedad de estructuras e instrumentos:

  • Financiamiento combinado: financiamiento de desarrollo estratégico y subvenciones filantrópicas que atraen y movilizan financiamiento comercial adicional; aumentar el alcance, el alcance y la eficacia del proyecto; y entregar rendimientos ajustados al riesgo en línea con las expectativas del mercado.
  • Bonos azules: instrumentos financieros de renta fija en los que el capital se invierte por adelantado en iniciativas que generan resultados medibles, como los créditos de carbono y biodiversidad. La necesidad de resultados verificados es primordial porque a los inversores solo se les paga por los resultados comprobados. Este es quizás el instrumento más común utilizado actualmente, como se ejemplifica en las Seychelles.
  • Canjes de deuda: canjes de deuda por naturaleza que apalancan fondos para su uso en esfuerzos locales de conservación basados en el modelo de canjes de deuda por capital. Los ingresos se invierten en actividades de conservación en el país endeudado. Un canje de deuda también puede implicar la condonación de deuda. Los créditos de carbono azul se generan a través de una amplia gama de actividades que secuestran carbono o demuestran métricas de conservación de la biodiversidad.
  • Fondos de conservación o de dotación (modelo híbrido): Por lo general, entidades que otorgan subvenciones que brindan financiamiento para actividades de conservación. Son capitalizados por gobiernos, fundaciones y el sector privado. A menudo, no hay expectativa de retorno, lo que permite que los fondos respalden proyectos de mayor riesgo con resultados menos seguros.
  • Créditos de carbono: Generados a través de una amplia gama de actividades que secuestran carbono; carbono azul se refiere al secuestro en ecosistemas marinos y costeros (manglares, humedales de marea, pastos marinos, etc.). Aunque los ejemplos son limitados, el campo está creciendo y puede aprovechar la experiencia adquirida en el secuestro de carbono terrestre.
  • Productos de seguros paramétricos: Desarrollados para diversos sectores oceánicos. El Fondo para la Sostenibilidad de los Océanos y la Acuicultura del Caribe, el primer seguro paramétrico del mundo, fue desarrollado por el Banco Mundial para el sector pesquero con el fin de catalizar la resiliencia y la gestión sostenible del medio ambiente marino. Promueve la formalización del sector dando incentivos a los pescadores para que se registren a fin de beneficiarse del esquema de seguro. En última instancia, tiene como objetivo reducir el riesgo de desastres naturales que el cambio climático representa para la seguridad alimentaria y fomentar reformas de políticas que promuevan prácticas pesqueras climáticamente inteligentes y resiliencia costera.

La sostenibilidad de los activos marinos y costeros es vital para el sector turístico y para la lucha contra el cambio climático. A pesar de su importancia, estos activos azules han sido históricamente infravalorados y mal gestionados. El impacto del COVID-19 en el turismo y la crisis climática cada vez más urgente ha puesto de relieve la necesidad de un cambio fundamental en la valoración, financiación y gestión de estos recursos. Los socios para el desarrollo tienen un papel importante que desempeñar en la creación de un entorno propicio y la promoción de la inversión del sector privado en recursos oceánicos sostenibles.

—–

[1] R. Brumbaugh, “Protecting Million Dollar Reefs Is Key to Sustaining Global Tourism”, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 10 de mayo de 2017, https://www.unep.org/news-and-stories/story/protecting-million-dollar-reefs -clave-sosteniendo-el-turismo-global.

[2] Organización Mundial del Turismo, “2020: Worst Year in Tourism History with 1 Billion Fewer International Arrivals”, 28 de enero de 2021, https://www.unwto.org/news/2020-worst-year-in-tourism-history-with- 1000 millones menos de llegadas internacionales.

[3] JP Díaz-Sánchez y M. Obaco, “Los Efectos del Coronavirus (COVID-19) en los Ingresos Turísticos Esperados para la Preservación Natural: El Caso de las Islas Galápagos,” Revista de Investigación de Políticas en Turismo, Ocio y Eventos 13, núm. 2 (2021): 285–89.

[4] S. Roberts, "El año cero de África: un informe especial sobre el futuro del turismo de vida silvestre" Tiempos financieros, 28 de octubre de 2020, https://www.ft.com/content/6a4f6c76-8a00-46ef-a645-23a5eda58825.

[5] Incluyendo la Declaración de Aichi (2011), el Acuerdo de París (2015) y la Declaración de Glasgow (2021).

[6] Por ejemplo, la Meta 11 de la Declaración de Aichi: “Para 2020, al menos el 10 por ciento de las áreas costeras y marinas, especialmente las áreas de particular importancia para la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas, se conservan mediante una gestión efectiva y equitativa, ecológicamente representativa y bien conectada. sistemas de áreas protegidas y otras medidas de conservación efectivas basadas en áreas e integradas en los paisajes terrestres y marinos más amplios”.

[7] Declaración de Aichi, Meta 11.

[8] Banco Mundial, PROBLUE, página de inicio, https://www.worldbank.org/en/programs/problue.

Close
back to top