Equidad oceánica

El océano tiene un papel para garantizar las necesidades y los derechos de todas las personas, especialmente cuando planificamos hoy para 9 mil millones de personas en 2050.

Una economía oceánica sostenible pone a las personas en el centro, funciona para todos, permite los derechos humanos, facilita la distribución equitativa de la riqueza oceánica y garantiza la igualdad de oportunidades para todos. Promueve prácticas comerciales responsables y transparentes, aborda los abusos de los derechos laborales, el trabajo infantil, el trabajo forzoso, la trata de personas y el contrabando, así como la evasión fiscal, y apoya la lucha contra la corrupción. También reconoce las vulnerabilidades climáticas específicas y las limitaciones financieras y de capacidad de los países en desarrollo, en particular los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países menos adelantados. Dado que se espera que la población mundial crezca en 2000 millones de personas más para 2050, la planificación eficaz que se lleva a cabo hoy puede garantizar las necesidades y los derechos de todos.

Background

No se puede lograr una economía oceánica sostenible mientras muchos millones de personas permanezcan en la pobreza y la desigualdad sea sistémica.

La pandemia de COVID-19 ha ampliado las desigualdades existentes y ha colocado a millones de personas en la pobreza extrema.

Debe haber una transición justa y justa para salir de la pandemia y hacia una economía oceánica sostenible que no deje a nadie atrás, permita el acceso equitativo a los recursos, apoye la distribución justa de los beneficios y proteja a los más vulnerables de más riesgos de daño.

Resultado 2030

Las personas tienen acceso equitativo a los recursos oceánicos, los beneficios se distribuyen equitativamente y los más vulnerables están protegidos del riesgo de daño.

Acciones prioritarias
1

Exigir prácticas comerciales transparentes y responsables que involucren y beneficien a las comunidades costeras, incluidos los pescadores artesanales, y protejan los derechos de todos los trabajadores de las industrias oceánicas.

2

Crear las condiciones para facilitar la participación plena de las mujeres en las actividades oceánicas para ayudar a desbloquear su potencial económico y social y empoderarlas para salvaguardar los recursos naturales al tiempo que mejoran las oportunidades para acceder a un trabajo decente.

3

Reconocer y respetar los intereses de las comunidades costeras y los derechos de los Pueblos Indígenas e implementar políticas que requieran considerar la particular importancia de los recursos marinos para estos grupos.

4

Crear una gobernanza inclusiva mediante la incorporación de conocimientos e intereses indígenas y locales, en particular los de las mujeres y los jóvenes, en los procesos de planificación y toma de decisiones.

5

Promover la integridad en la gobernanza de los océanos y las industrias oceánicas, hacer cumplir la transparencia y la rendición de cuentas en el servicio público y las finanzas públicas y tomar medidas enérgicas contra la corrupción.

6

Mejorar la administración de ingresos nacionales a través de sistemas tributarios modernizados y progresivos, una política tributaria mejorada y una recaudación de impuestos más eficiente.

7

Promover la cooperación internacional para combatir el trabajo infantil y el trabajo forzoso y eliminar la trata de personas y el contrabando a lo largo de las cadenas de suministro en la economía oceánica.

Close
back to top