Featured: Climate: An Area of Opportunity Arrow Featured: 10 ocean activities to look out for at COP27 Arrow Featured: Ocean Panel Leaders Meet during UN General Assembly Arrow Featured: The Ocean Panel Launches its first-ever progress report, ‘Tracking Blue: From Ambition to Action for a Sustainable Ocean Economy’ Arrow Featured: Reino Unido se une al panel de alto nivel para una economía oceánica sostenible Arrow Featured: Ocean Panel lanza un informe de turismo sostenible y las perspectivas de los expertos que lo acompañan Arrow Featured: Declaración Conjunta de los Líderes del Panel de Océanos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos Arrow
ensayo experto
Transformación: el papel del turismo costero y marino en una economía oceánica sostenible

¿Cómo puede el turismo costero y marino ser un componente fundamental para apoyar a los países en la transición hacia una economía oceánica sostenible?

Valerie Hickey
Valerie Hickey
Director Global de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Práctica Global de Economía Azul, Banco Mundial

El turismo costero y marino, previo a la pandemia del COVID-19, era un motor de crecimiento económico. El sector estaba creciendo anualmente en un estimado de US$134 mil millones por año y representó más de una cuarta parte del producto interno bruto en al menos siete pequeños estados insulares en desarrollo.[1]. Sin embargo, la pandemia ha hecho retroceder a esta industria al menos dos años, y no se espera que los viajes aéreos y el turismo regresen a los niveles de 2019 antes de 2024.[2]. Aunque no es probable que el turismo costero y marino se recupere más rápidamente, investigaciones recientes indican que el turismo basado en la naturaleza está ganando popularidad.[3]. Las últimas cifras de la Organización Mundial del Turismo muestran que las regiones con un importante sector de turismo azul recuperan a los visitantes perdidos. Por ejemplo, las llegadas de turistas internacionales al Caribe en 2021 aumentaron un 63 % en comparación con 2020, aunque permanecieron un 37 % por debajo de los niveles de 2019.[4].

Como señaló el Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible, "La recuperación después de la crisis de COVID presenta una oportunidad para pensar en medidas innovadoras y donde las empresas turísticas juegan un papel activo en la mejora de las comunidades locales y la protección de los entornos costeros y marinos". Asimismo, el Banco Mundial, en su enfoque de "reconstruir mejor" después de la COVID, busca priorizar las oportunidades de transición a una economía azul, definida como el desarrollo sostenible e integrado de los sectores oceánicos en un océano saludable, incluso mediante el desarrollo de un sector turístico costero y marino sostenible. Tres consideraciones clave pueden ayudar al sector a lo largo de esta transición.

  1. La planificación espacial marina es una herramienta esencial para la integración del turismo dentro de un enfoque de economía azul.

La planificación espacial marina (MSP), un componente esencial de los planes oceánicos sostenibles, proporciona un marco para integrar el turismo costero y marino, junto con otros sectores, en un enfoque más amplio de economía azul. El proceso de MSP facilita hacer un balance y reflexionar sobre la mejor manera de utilizar las áreas y los recursos marinos de un país, incluido el turismo costero y marino, y cómo beneficiarán a las personas, las economías y los ecosistemas de los que dependen las comunidades.

Las estrategias de turismo marino y costero, que forman parte de un marco de planificación integrado como la planificación espacial marina, garantizan que

  • los conflictos clave con otros usuarios se resuelven aguas arriba, antes de la inversión en el sector[5];
  • el proceso del plan espacial marino equilibra las compensaciones que deben realizarse entre el turismo y otros sectores, incluida la conservación, para que el turismo pueda contribuir de manera óptima a una economía azul y generar beneficios sociales y económicos; y
  • un plan espacial marino ayuda a designar los lugares más apropiados para el turismo y se vincula con planes sectoriales como el turismo para gestionar de manera eficiente los impactos ambientales y sociales, maximizando así la contribución de los sectores a una economía azul.

A su vez, la integración del turismo costero y marino en el proceso de MSP ayuda a mejorar el clima para inversiones en turismo que sean sostenibles y, en última instancia, apoyen una economía azul. Además, la ordenación del espacio marino reduce los riesgos de negociaciones prolongadas o conflictos entre grupos de usuarios, así como los costes imprevistos derivados de problemas medioambientales, y proporciona al sector turístico un grado de certidumbre muy necesario para acceder a los recursos costeros y marinos, junto con disposiciones para operaciones sostenibles.

La integración del turismo en los planes espaciales marinos también ayuda a identificar áreas adecuadas donde el turismo puede diversificarse y evitar impactos ambientales acumulativos, así como conflictos con otros usuarios. Puede guiar al sector turístico en la conservación y protección de los ecosistemas y reducir las fuentes de contaminación como los plásticos marinos. El proceso de planificación puede integrarse con otros esfuerzos de planificación, como la planificación del uso de la tierra y la planificación integrada del paisaje, reduciendo así aún más los riesgos de contaminación.

Por ejemplo, en Cabo Verde, el Banco Mundial está apoyando la integración de las cadenas de valor de la pesca costera y el turismo en Pontão de Santa Maria y sus alrededores. Esto ha aumentado el interés del sector de la hostelería por los alimentos de origen local. Sin embargo, solo del 5 al 10 por ciento de la comida del hotel se adquiere localmente. Cuestiones como la manipulación y los requisitos sanitarios limitan la capacidad de los pescadores y mayoristas para abastecer a los hoteles locales. Una actividad financiada por el Fondo Fiduciario PROBLUE del Banco Mundial se enfoca en mejorar los desembarques de pesca y desarrollar la capacidad de los pescadores para cumplir con los estándares sanitarios, lo que en última instancia ayudaría a las cooperativas pesqueras locales a abastecer a los hoteles locales con pescado capturado de manera sostenible. Esta actividad es fundamental para aumentar los ingresos de los pescadores y respaldar la capacidad de las instalaciones turísticas para proporcionar pescado de origen sostenible que satisfaga la demanda turística.

En Albania, el potencial para el turismo costero y marino ha estado subdesarrollado durante mucho tiempo. El Banco Mundial está trabajando con el país para formular una estrategia de economía azul que incluye la planificación espacial marina, con un enfoque en el turismo sostenible que conserva los ecosistemas costeros al tiempo que brinda crecimiento económico y medios de subsistencia para las comunidades costeras.

Una estrategia de turismo costero y marino que apoye un enfoque de economía azul debe considerar la mejor manera de gestionar el turismo para la sostenibilidad a largo plazo. Investigación reciente[6] sugiere las siguientes oportunidades para una mejor gestión:

  • Diversificar el turismo en función de las características naturales y culturales
  • Promoción de ubicaciones alternativas para evitar el uso excesivo y la degradación de los recursos marinos
  • Introducción de los requisitos de la industria para prácticas más sostenibles
  • Considerar políticas y acciones para involucrar y brindar oportunidades de inversión para que las poblaciones locales se beneficien del turismo azul.

Una estrategia de turismo de país que integre la planificación espacial marina puede, en última instancia, fortalecer la economía azul. A nivel empresarial, la orientación de la industria que está alineada con la estrategia de turismo del país garantizará la sostenibilidad en todas las operaciones comerciales.[7]. En Timor-Leste, el Banco Mundial actualmente apoya el desarrollo paralelo de la planificación espacial marina y el plan maestro de turismo del país.

  1. El turismo costero y marino debe apoyar ecosistemas más saludables que sean resistentes al cambio climático.

El turismo costero y marino depende directamente de ecosistemas saludables y capital natural azul[8]. Por ejemplo, antes de la pandemia de COVID-19, más de 350 millones de personas visitaron los arrecifes de coral, lo que generó un sector de turismo azul con un valor estimado de $36 mil millones anuales por uso directo e indirecto, con más de 70 países y territorios dotados de "arrecifes de un millón de dólares".[9]. Estos arrecifes generan más de $1 millones por kilómetro cuadrado en ingresos por turismo anualmente. Mejorar la salud de los arrecifes de coral del Caribe, América Central y el Sudeste Asiático podría desbloquear miles de millones de dólares cada año[10]. Sin embargo, los ecosistemas marinos y el capital natural azul están amenazados por la contaminación, el uso excesivo y el cambio climático. Un informe reciente del Banco Mundial, El Cambio de la Riqueza de las Naciones 2021, ha demostrado que, como porcentaje de la riqueza mundial total, el capital natural azul se redujo a la mitad entre 1995 y 2018[11].

En una economía azul centrada en la necesidad de preservar estos ecosistemas saludables y el capital natural azul, el turismo costero y marino puede jugar un papel clave fomentando medidas para reducir los residuos, y en particular los plásticos. Los sistemas de gestión de desechos que funcionan son esenciales para frenar la cantidad de desechos y plásticos marinos que llegan al océano. Un beneficio adicional es que la gestión de desechos sólidos, incluso dentro de los complejos turísticos, requiere mucha mano de obra y apoya la creación de empleo. Del mismo modo, reducir el uso de fertilizantes y emplear menos productos químicos tóxicos en la limpieza puede respaldar un sector turístico más sostenible.

El sector también puede beneficiarse de estándares y certificaciones azules que brindan pautas sobre lo que califica como una empresa de turismo 'sostenible' o 'azul', de manera similar al desarrollo de varias iniciativas para certificar pesquerías sostenibles. Con ese fin, el Banco Mundial está preparando directrices para pequeñas y medianas empresas de turismo costero en tres países de África Occidental para mejorar su sostenibilidad, incluso reduciendo su huella ambiental con un enfoque en el uso de plásticos.

Otra área clave en la que el sector del turismo puede contribuir a ecosistemas más saludables es a través de su dependencia e interacciones con las áreas marinas protegidas (AMP). Un estudio reciente del Banco Mundial muestra que proteger los activos naturales y revertir la degradación es clave para promover la conservación de la biodiversidad y atraer visitantes a largo plazo. Si lo hace, tiene el potencial de generar un retorno de la inversión de al menos seis veces el costo[12]. Los retornos y beneficios de las AMP son más seguros cuando se formaliza el área protegida, se invierte en la gestión, se fortalece la capacidad de los administradores de AMP y se monitorea el número de visitantes y los impactos.

La diversificación de los negocios de turismo azul en las AMP para generar ingresos adicionales y beneficios económicos para las comunidades locales aumenta el apoyo al sector y reduce el riesgo de uso excesivo y degradación. Para fomentar las inversiones en diversas opciones de turismo costero y marino, se deben considerar las políticas de concesión, especialmente porque los recursos marinos a menudo son propiedad común sin una tenencia clara o derechos de acceso.

Además, las actividades de turismo costero y marino solo apoyarán la transición a una economía azul si sus gerentes y empleados tienen el conocimiento y la capacidad para seguir las mejores prácticas para el sector. Es necesario fortalecer la capacidad dentro del sector del turismo para incorporar las mejores prácticas de sostenibilidad. Aunque alentar a los huéspedes a reutilizar las toallas y la ropa de cama es un buen comienzo, los cambios significativos hacia la sostenibilidad requieren un enfoque integral. Esto incluye mirar más allá de los límites de la empresa y considerar cómo reducir los impactos en las comunidades circundantes y los ecosistemas de los que depende la empresa.

El Banco Mundial también está apoyando a los operadores de turismo costero y marino en África occidental con orientación y capacitación para reabrir de manera segura y sostenible utilizando tecnología de realidad virtual e inteligencia artificial, con miras a cumplir con los estándares de prevención de COVID con un impacto ambiental mínimo.

  1. El turismo costero y marino debe garantizar que todas las partes interesadas participen y que se tengan en cuenta las necesidades de los grupos marginados.

La participación efectiva de las partes interesadas y las comunidades locales en cada paso durante el proceso de planificación es necesaria para garantizar que los beneficios del turismo marino y costero se compartan equitativamente con las comunidades locales. La investigación ha demostrado que la participación activa de diversos interesados da como resultado una toma de decisiones de mayor calidad; objetivos económicos, sociales y ambientales equilibrados; mayor potencial para la apropiación y el apoyo de las partes interesadas; menores costos de implementación; reducción de conflictos entre las partes interesadas; y acceso a información y conocimientos nuevos y adicionales[13]. Las salvaguardas ambientales y sociales del Banco Mundial aseguran que las partes interesadas participen de manera significativa en los proyectos del Banco, y esta participación se fortalece a través de su proyecto 'Planificación espacial marina para una economía azul resiliente e inclusiva'.

Por ejemplo, el Banco Mundial apoyó a cinco países del Caribe (Dominica, Granada, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y San Cristóbal y Nieves)[14] en la transición hacia una economía azul mediante el fortalecimiento de su capacidad para la gobernanza de los océanos y la planificación geoespacial costera y marina. Anteriormente en el proceso, un análisis de las partes interesadas permitió que el proyecto centrara su plan de compromiso en micro, pequeñas y medianas empresas de turismo y hotelería basadas en el mar. Esto fue fundamental para garantizar que estas partes interesadas estuvieran al tanto del proceso de MSP y las oportunidades que tenían para participar en él.

Conclusión

Existe un consenso cada vez mayor de que el turismo costero y marino puede ser un componente clave para apoyar la transición de los países hacia una economía azul.[15]. Esta transición requiere una estrategia de turismo basada en un enfoque de economía azul a través de la planificación espacial marina. Garantizar un capital natural azul saludable es clave para la sostenibilidad a largo plazo del sector.

—–

[1] Naciones Unidas, “La vida bajo el agua: por qué importa”, Objetivo de Desarrollo Sostenible no. 14, https://www.un.org/sustainabledevelopment/wp-content/uploads/2019/07/14_Why-It-Matters-2020.pdf; Organización Mundial del Turismo (OMT), “Tourism in Small Island Developing States: Developing a More Sustainable Future for the People of Islands”, agosto de 2014, https://www.e-unwto.org/doi/pdf/10.18111/9789284416257.

[2] McKinsey and Company, "COVID-19: implicaciones para las empresas", 13 de abril de 2022, https://www.mckinsey.com/business-functions/risk-and-resilience/our-insights/covid-19-implications-for -negocio.

[3] Equipo mundial de turismo de mercados y tecnología, “Markets COVID-19 Guidance Note: Impact and Policy Responses in the Tourism Sector”, 3 de abril de 2020.

[4] OMT, “Barómetro Mundial del Turismo”, enero de 2022, https://www.e-unwto.org/doi/epdf/10.18111/wtobarometereng.2022.20.1.1

[5] Ecorys, Deltares y Desarrollo Oceánico, Crecimiento azul: escenarios e impulsores para el crecimiento sostenible de los océanos, mares y costas, informe a la Comisión Europea, DG MARE, 13 de agosto de 2012, https://webgate.ec.europa.eu/maritimeforum/en/node/2946.

[6] UNTWO, “Barómetro del Turismo Mundial”,

[7] Por ejemplo, Rainforest Alliance, Conservación Internacional, Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Guía de Buenas Prácticas de Turismo Sostenible en Ecosistemas Marino-Costeros: Empresas de Alojamiento, 2011, http://cpps.dyndns.info/cpps-docs-web/planaccion/docs2011/oct/turismo_biodiv/Doc.2.Guide_to_good_practices_marine_coasta_eng..pdf.

[8] IFC, Blue Natural Capital: Mejora de los resultados comerciales y la sostenibilidad de los mercados turísticos costeros, abril de 2021, https://www.ifc.org/wps/wcm/connect/b32071a6-0d74-44e4-afa6-e261b6be5726/EMCompass-Note-101 -Blue-Natural-Capital.pdf?MOD=AJPERES&CVID=nzrCRAF

[9] R. Brumbaugh, “Protecting Million Dollar Reefs Is Key to Sustaining Global Tourism”, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 10 de mayo de 2017, https://www.unep.org/news-and-stories/story/protecting-million-dollar-reefs -clave-sosteniendo-el-turismo-global.

[10] Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Unidad Internacional de Sostenibilidad del Príncipe de Gales, Iniciativa Internacional de Arrecifes de Coral y Trucost, La economía de los arrecifes de coral: el caso comercial para la inversión en la protección, preservación y mejora de la salud de los arrecifes de coral, 2018.

[11] Banco Mundial, El cambio de la riqueza de las naciones 2021: gestión de activos para el futuro, https://www.worldbank.org/en/publication/ Changing-wealth-of-nations.

[12] Banco Mundial, “Proyecto Regional del Paisaje Oceánico del Caribe”, https://projects.worldbank.org/en/projects-operations/project-detail/P159653.

[13]. Frazão Santos, Catarina, Tundi Agardy, Francisco Andrade, Larry B. Crowder, Charles N. Ehler, and Michael K. Orbach. “Principales desafíos en el desarrollo de la planificación espacial marina”. Política Marina, septiembre de 2018. https://doi.org/10.1016/j.marpol.2018.08.032. & Almodovar, Margarida, Demetrio De Armas, Fátima Lopes Alves, Luis Bentes, Catarina Fonseca, Jordi Galofré, Kira Gee, et al. “Guía de buenas prácticas de TPEA: lecciones para MSP transfronterizas de la planificación transfronteriza en el Atlántico europeo”, 2014. https://doi.org/10.13140/2.1.2915.1045

[14] Banco Mundial, “Proyecto Regional del Paisaje Oceánico del Caribe”.

[15] Rainforest Alliance, Conservación Internacional, Guía de buenas prácticas para el turismo sostenible en ecosistemas marino-costeros, http://cpps.dyndns.info/cpps-docs-web/planaccion/docs2011/oct/turismo_biodiv/Doc.2.Guide_to_good_practices_marine_coasta_eng.. pdf

Close
back to top