ensayo experto
Equidad: garantizar que todos puedan beneficiarse del turismo costero y marino

¿Qué ha sido efectivo para aumentar los beneficios que fluyen hacia las comunidades locales, reducir los impactos del turismo costero y marino en las comunidades locales y evitar desigualdades cada vez mayores?

Marit Liv Miners
Marit Liv mineros
Co-fundador de Misool Resort y Misool Foundation

El turismo marino puede ser una herramienta poderosa para la conservación y tiene el potencial de proteger no solo los ecosistemas frágiles sino también las comunidades que dependen de ellos. A medida que los océanos de todo el mundo sucumben a las presiones en cascada del cambio climático, la sobrepesca, la contaminación, la acidificación de los océanos y la decoloración de los corales, las áreas con protección activa se vuelven cada vez más valiosas. Las áreas marinas protegidas (AMP, por sus siglas en inglés) tienen el potencial de construir una medida de resiliencia ante impactos futuros, como pandemias globales y el colapso económico resultante. Sin embargo, la participación de múltiples partes interesadas, incluida la aceptación de la comunidad y el apoyo del gobierno, es esencial para el éxito a largo plazo.

Misool Resort fue fundado en 2005 en Raja Ampat, Indonesia, en el epicentro de lo que generalmente se cree que es el sistema de arrecifes con mayor biodiversidad en la Tierra.[1]. El complejo funciona como un vehículo de financiación fundamental para la Fundación Misool, una organización benéfica indonesia registrada que adopta un enfoque holístico para la conservación marina.

La isla turística privada de Misool está rodeada por su propia Reserva Marina Misool de 300 000 acres, que fue arrendada directamente de las comunidades indígenas en 2005. En 2007, el gobierno superpuso esta área arrendada con una de varias AMP en Raja Ampat, fortaleciendo aún más la protección de la área. La Reserva Marina Misool comprende dos zonas distintas de prohibición de pesca (NTZ), en las que están prohibidas todas las prácticas extractivas. La reserva, que también incluye nueve grandes islas deshabitadas, es administrada por la Fundación Misool, el brazo registrado sin fines de lucro de Misool Resort. La fundación ha capacitado a un equipo de guardabosques, que son reclutados de las aldeas locales. Los guardabosques son asalariados y realizaron un promedio de 2.7 viajes de patrulla por día todos los días en 2021[2].

Antes de la pandemia, la Patrulla de Guardabosques estaba completamente financiada por donaciones de Misool Resort: en 2019, la compañía donó US$359,000 a la Fundación Misool[3]. En el momento de escribir este artículo, el complejo permanece cerrado debido a las restricciones fronterizas de Indonesia. A pesar de la capacidad de financiación significativamente reducida del complejo, la Patrulla de guardabosques ha podido continuar durante la pandemia con el generoso apoyo de organizaciones no gubernamentales (ONG).

Los resultados de la vigilancia de la Patrulla de Guardabosques han sido claros y medibles: la biomasa de peces dentro de la Reserva Marina Misool ha aumentado en promedio un 250 % durante un período de seis años, y en algunos sitios aumentó hasta el 600 %.[4]. En 2012, los científicos registraron 25 veces más tiburones dentro de la reserva que fuera[5]. Un estudio de 2020 nombró un sitio dentro de la Reserva Marina Misool como un "supersitio de cortejo" de mantarrayas, con un aumento de avistamientos de hembras preñadas y comportamiento de cortejo.[6].

Los aumentos en la biomasa de peces y especies clave como tiburones y rayas son muy valiosos para los operadores turísticos. El valor económico de los tiburones y las mantas en el turismo está bien documentado y se ha demostrado que los elasmobranquios tienen más valor vivos que muertos. Por ejemplo, la investigación ha demostrado que los tiburones individuales en la Polinesia Francesa tienen un valor ecoturístico estimado de alrededor de $1,200 por kilogramo.[7], en comparación con un valor desembarcado para los pescadores locales de $1.50 por kilo de carne de tiburón[8]. Los ingresos globales por la observación de mantarrayas para los operadores y los gastos turísticos asociados se han estimado en $140 millones anuales.[9]. De hecho, las mantarrayas son tan valiosas para la economía local que el gobierno de Raja Ampat declaró sus aguas un estricto santuario de tiburones y rayas en 2012, lo que en 2014 desencadenó la decisión del gobierno de Indonesia de proteger completamente ambas especies de mantarrayas en las aguas de Indonesia.[10].

Y no son solo aquellos directamente involucrados con el turismo los que se benefician de la protección del ecosistema marino. Las comunidades costeras con zonas de pesca tradicionales en las afueras de la Reserva Marina de Misool también disfrutan de una mayor pesca, más cerca de casa. Esto se debe a que las NTZ actúan como un 'banco de peces': proteger las poblaciones de peces con la NTZ es similar a crear una cuenta de ahorros. A medida que las poblaciones protegidas se reproducen, los peces nadan fuera de la ZTN en un efecto de 'derrame'. El derrame puede entenderse como el interés de esos ahorros. Al limitar la pesca a las áreas designadas, los miembros de la comunidad no solo protegen las poblaciones de peces actuales, sino que también estabilizan su fuente de alimentos y los ingresos potenciales del turismo para las generaciones venideras. Se han perdido innumerables puestos de trabajo como resultado de la pandemia, lo que ha dado lugar a una mayor dependencia de la pesca en todo el mundo, a menudo en ecosistemas sensibles. Establecer y mantener la integridad de las ZTN es ahora más importante que nunca, ya que salvaguardan la disponibilidad de alimentos para la población local que pesca en áreas de pesca designadas.

Se requieren capas adicionales de integración económica para un sistema verdaderamente resistente que apoye a las comunidades costeras. Si bien la participación local y los medios de vida sostenibles en el turismo son fundamentales, el turismo de bajo impacto y alto nivel suele ser de pequeña escala y, por lo tanto, a menudo no puede involucrar a suficientes miembros de la comunidad para alcanzar una masa crítica de apoyo. Se necesita un enfoque holístico de la conservación marina con soluciones creativas.

La Fundación Misool estableció la Cooperativa Djabatan, un programa de medios de vida alternativos que apoya a la comunidad en el desarrollo de huertos de frutas y hortalizas a pequeña escala y en la fabricación de productos de valor agregado para la reventa. El nombre de la cooperativa en el idioma local Misool, Koperasi Famembefi, se traduce aproximadamente como 'cuidar unos de otros'. Las frutas y verduras de las huertas orgánicas se procesan para fabricar bienes de consumo como plátanos deshidratados y chips de taro. Estos productos se venden localmente (incluido Misool Resort), lo que refuerza la resiliencia económica en la comunidad.

La Cooperativa Djabatan proporciona a los miembros de la comunidad un ingreso estable y confiable y requiere una inversión mínima. Esto contrasta directamente con la pesca, que requiere un alto gasto de capital para comprar embarcaciones, combustible y equipos de pesca. Además, la pesca está asociada con un alto riesgo financiero, ya que la captura depende de variables incontrolables como el clima, las corrientes y las condiciones del mar. El proyecto podría replicarse fácilmente en otras áreas adyacentes a la conservación, diversificando así las oportunidades económicas y creando una distribución más equitativa de los beneficios asociados con las AMP.

Además de generar ingresos, la cooperativa crea oportunidades para que los miembros de la comunidad administren sus propias pequeñas empresas. Los miembros más activos han sido las mujeres papúes, un sector que tanto la Fundación Misool como Misool Resort han luchado por involucrar. Esto se debe al papel habitual de las mujeres en la comunidad, que generalmente se dedican al trabajo no remunerado en el hogar y como cuidadoras.

En retrospectiva, quedó claro que se había subestimado la influencia de las mujeres en los pescadores de la comunidad, que son predominantemente hombres. A medida que las mujeres se involucran más en el procesamiento del producto en chips de frutos secos, han llamado a sus esposos, hermanos, padres e hijos para que ayuden con la cosecha. Esto significa que los hombres están menos disponibles para la actividad pesquera, legal o no, y adquieren experiencia de primera mano con un ingreso estable no asociado con la extracción marina. Además, las mujeres se muestran reticentes a liberar los ingresos del hogar para comprar combustible para la pesca cuando existe una actividad de bajo riesgo financiero, como la cosecha de banano.

Si bien, a primera vista, una iniciativa de agricultura a pequeña escala puede parecer fuera del alcance de una fundación de conservación marina, los resultados preliminares sugieren una disminución en la presión de pesca y un aumento en el apoyo de la comunidad a la Fundación Misool. Al involucrar a más mujeres de la comunidad en un medio de vida sostenible, construimos resiliencia en la economía local, desvinculándola de los ingresos de la pesca y el turismo. La Cooperativa Djabatan también empodera a las mujeres de Papúa, que experimentan una discriminación superpuesta e interseccional.

Las zonas de exclusión y los programas de medios de vida alternativos han sido absolutamente fundamentales para proteger los ecosistemas, construir un turismo sostenible y reforzar la economía local. Sin embargo, estas iniciativas del sector privado y las ONG solo pueden garantizar el éxito a largo plazo cuando se combinan con un fuerte apoyo gubernamental. Se necesitan mapas espaciales y planes de gestión a largo plazo para garantizar el desarrollo sostenible. Un estudio de capacidad de carga de 2017 de Raja Ampat fue realizado por científicos de Conservación Internacional, Universitas Papua y la Universidad de Pattimura.[11]. Este estudio sienta las bases para que las autoridades limiten el número de turistas y, por lo tanto, limiten la presión sobre el ecosistema. En lugar de medir el éxito en la cantidad de visitantes, los ingresos relacionados con el turismo deben priorizarse junto con métricas ambientales y sociales, como la biomasa y la recuperación de especies clave, la reducción de la huella de carbono, la prohibición de plásticos de un solo uso y el establecimiento de iniciativas comunitarias de salud y educación. De hecho, el informe financiero anual de Misool Resort incluye una sección titulada 'Dividendos de conservación', que rastrea la biomasa de peces, las poblaciones de tiburones, el reciclaje de plásticos en el océano y la restauración de arrecifes. Una categoría adicional llamada 'Métricas de sostenibilidad' mide el dióxido de carbono por noche de huésped y la producción de energía renovable. Misool Resort también rastrea métricas de igualdad para trabajar hacia un lugar de trabajo más diverso.

Los ecosistemas marinos sensibles simplemente no pueden resistir las presiones del turismo masivo. Sin un límite de número administrado por el gobierno y un sistema de zonificación, los destinos corren el riesgo de colapsar bajo el peso de su propio éxito y verse obligados a cerrar, creando un vacío económico para quienes dependen del turismo. La icónica Maya Bay de Tailandia cerró repentinamente en 2018 como resultado del exceso de turismo. Más del 80 por ciento de los corales alrededor de Maya Bay fueron destruidos por basura, botes y protector solar. Antes del cierre, la ubicación generaba un ingreso estimado de $12 millones por año.[12]. Después de tres años de proyectos activos de restauración ambiental, el destino finalmente reabrió con nuevas restricciones.

Un sistema de zonificación administrado por el gobierno fortalecerá aún más la resiliencia de los destinos turísticos. La demarcación de áreas específicas para diferentes tipos de turismo es clave, ya que cada tipo tiene ventajas, pero solo pueden coexistir a través de una gestión eficaz. Por ejemplo, los destinos turísticos exclusivos a menudo emplean a un número relativamente alto de personas locales, pero pueden ser de propiedad y gestión extranjeras. Los beneficios financieros para la comunidad a menudo se experimentan como salarios, ingresos fiscales, programas comunitarios y creación de visibilidad para un destino en una plataforma global. El ecoturismo de menor escala y económico también es valioso, ya que estas operaciones a menudo son de propiedad y operación local. Sin embargo, los dos tipos de turismo deben administrarse para que puedan coexistir y maximizar el beneficio para todas las partes.

Se puede construir otra capa de resiliencia en áreas costeras sensibles diversificando los flujos de ingresos que son independientes tanto del turismo como de la extracción marina. Al emitir créditos de carbono azul para la protección de los lechos de pastos marinos y los bosques de manglares, los gobiernos pueden garantizar los ingresos incluso ante una interrupción repentina del turismo y, al mismo tiempo, proteger el medio ambiente.

La pandemia y el consiguiente cierre del turismo han demostrado que es esencial un enfoque de múltiples partes interesadas para el turismo marino y la conservación marina. Las comunidades, la empresa privada y los gobiernos deben trabajar juntos para crear múltiples capas de protección e incentivos, financieros y de otro tipo, para la protección continua del ecosistema.

—–

[1] SA McKenna, GR Allen y S. Suryadi, “Una evaluación rápida marina de las islas Raja Ampat, provincia de Papúa, Indonesia”, Programa de Evaluación Rápida de Conservación Internacional, 2002.

[2] fundación misool, Informe de Impacto 2021, https://static1.squarespace.com/static/588f4f236a4963c41010a7d9/t/627e882d8b3185599e4cf270/1652459583718/Impact+Report+2021_FINAL_web.pdf.

[3] fundación misool, Informe Anual 2019, https://static1.squarespace.com/static/588f4f236a4963c41010a7d9/t/5f8d6d4bed952341d8aa7bd4/1603104085153/Misool+Foundation+Annual+Report+2019_FINAL.pdf.

[4] Mark Allen, Universidad de Murdoch, 2013.

[5] VH Jaiteh et al., "Mayor abundancia de depredadores marinos y cambios en el comportamiento de los pescadores después de la protección espacial dentro de la pesquería de tiburones más grande del mundo" Fronteras en Ciencias Marinas, 7 de abril de 2016.

[6] E. Setyawan et al., “Historia natural de las mantarrayas en el paisaje marino Bird's Head, Indonesia, con un análisis de la demografía y la ecología espacial de mobula alfredi (Elasmobranchii: Mobulidae),” Revista de la Fundación de Ciencias Oceánicas 36 (2020): 49–83.

[7] E. Clua, N. Burray, P. Legendre, J. Mourier y S. Planes, “Business Partner or Simple Catch? El valor económico del tiburón limón de aleta falciforme en la Polinesia francesa”, Marina y agua dulce Investigar 62 (2011): 76470.

[8] UR Sumaila, AD Marsden, R. Watson y D. Pauly, “Una base de datos mundial de precios fuera de los buques: construcción y aplicaciones”, Revista de Bioeconomía 9 (2007): 39–51.

[9] MP O'Malley et al., "El impacto económico global del turismo de observación de mantarrayas", MÁS UNO 5, núm. 8 (31 de mayo de 2013), doi:10.1371/journal.pone.0065051.

[10] Setyawan et al., "Historia natural de las mantarrayas".

[11] V. Nikijuluw et al., “Daya-Dukung-Pariwisata-Berkelanjutan-Raja-Ampat 2”, Conservación Internacional–Indonesia, 2017.

[12] H. Ellis-Petersen, “Thailand Bay Made Famous by La playa Cerrado indefinidamente”, guardián, 3 de octubre de 2018, https://www.theguardian.com/world/2018/oct/03/thailand-bay-made-famous-by-the-beach-closed-indefinitely.

Close
back to top