ensayo experto
Escenario de la Visión: Un Sector Turístico Costero y Marino Sostenible en 2030 y 2050

¿Qué es el turismo costero y marino sostenible en 2030 y 2050? ¿Cuáles son los tres cambios clave necesarios para 2025 para lograr esta ambiciosa visión?

Gloria Làzaro
Gloria Lázaro
Oficial de programa en Plan Bleu (PNUMA/MAP)

Colaboradores: François Guerquin, Julien Le Tellier, Helena Rey y Lina Tode

 

El Mediterráneo es una región emblemática para el turismo costero y marino, con tendencias y desafíos que reflejan la situación global. Con paisajes y ecosistemas únicos, así como una rica biodiversidad, ofrece un amplio patrimonio cultural e histórico. Su autenticidad, ubicaciones bien comunicadas, seguridad y clima templado la han convertido en el principal destino turístico del mundo[i].

El Mediterráneo cubre menos del 1 por ciento de la superficie oceánica del mundo, pero se considera un punto crítico de biodiversidad, albergando entre el 4 y el 18 por ciento de la biodiversidad marina del mundo, incluyendo entre el 20 y el 30 por ciento de especies endémicas, la tasa más alta de endemismo en el mundo.[ii]. También podría considerarse un punto de acceso turístico: con más de 400 millones de llegadas de turistas internacionales (ITA) en 2019, el sector turístico en la región del Mediterráneo representó hasta el 15 por ciento del PIB y el empleo regional.[iii]. Desde 1995, el sector ha crecido alrededor de un 75 % y, según la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT), se esperaba, antes de la pandemia, que alcanzara los 626 millones de ITA para 2025.[iv].

Si no se planifica bien, este crecimiento puede dañar los mismos activos que atraen a los turistas, poniendo en peligro los beneficios económicos y sociales de los residentes y las empresas locales.[v] y amenazando su sostenibilidad a largo plazo[vi]. El turismo en el Mediterráneo se caracteriza por zonas costeras densamente ocupadas, principalmente durante la temporada de verano. Si bien el turismo ha contribuido de manera significativa al desarrollo económico de la región, también ha creado importantes externalidades negativas, impactando los recursos naturales, culturales y sociales de los países a lo largo de sus costas. Esta situación podría verse exacerbada por desafíos globales como la degradación ambiental, el agotamiento de los recursos, el aumento de la demanda de energía, el crecimiento de la población y su concentración en las zonas costeras y el cambio climático. Las zonas costeras del Mediterráneo se verán más afectadas por los efectos del cambio climático que otras áreas, y se verán afectadas incluso más de lo previsto anteriormente, con la intensificación de fenómenos extremos como olas de calor, inundaciones, sequías y escasez de agua.[vii].

La pandemia de la COVID-19 ha sacudido al sector turístico, dejando al descubierto sus carencias y debilidades, así como la alta dependencia de las economías mediterráneas. La pandemia de COVID-19 ha cambiado nuestro estilo de vida y nos ha brindado la oportunidad de repensar nuestro comportamiento y elecciones, aumentando la conciencia sobre el impacto de la humanidad en el medio ambiente y la sostenibilidad. La recuperación de la pandemia muestra nuevas tendencias turísticas[vii]: la gente ahora prioriza cada vez más las estancias más largas (turismo lento), la naturaleza y los espacios abiertos, y la proximidad a casa. En 2021, por ejemplo, el departamento francés de Bouches du Rhône experimentó un aumento del 9 % en los turistas nacionales.[ix].

El turismo también es un sector demandante de energía, y la situación actual impone cambios urgentes para asegurar el bienestar de la región y su gente a través de la promoción de las energías renovables, pero también la necesidad de reducir las emisiones a la mitad durante la próxima década para alcanzar las emisiones netas cero lo antes posible. como sea posible como estado comprar la Declaración de Glasgow[X].

 

No podemos dejar pasar esta oportunidad única de reinventar el sector turístico con una transición sostenible desde cero. Pero, ¿cómo podemos lograr un turismo sostenible en la región mediterránea? Tres turnos parecen absolutamente necesarios:

Primer turno: Abordar el turismo como un sector transversal, considerando toda la cadena de valor. El turismo debe estar a la vanguardia de la transición hacia una economía azul sostenible y resiliente en la región del Mediterráneo. El sector puede allanar el camino hacia la sostenibilidad y colaborar con otros importantes sectores económicos de los países mediterráneos. El sector necesita abordar la falta de medidas para reducir las presiones que afectan a las áreas marinas y costeras, con base en modelos de negocios más sostenibles, circulares e inclusivos. El turismo debe considerar la adopción de estrategias y políticas de consumo y producción sostenibles de todas las actividades interconectadas en la cadena de valor (alojamiento, transporte, alimentos y bebidas, producción de plástico, eficiencia energética, etc.) a través de la descarbonización y el uso eficiente de los recursos naturales. Teniendo en cuenta las nuevas tendencias mencionadas anteriormente, el sector debe prestar más atención a la capacidad de carga de los destinos y la sensibilidad de áreas como islas o áreas protegidas.

Segundo turno: Ampliar las buenas prácticas para aumentar los beneficios socioeconómicos y ambientales para las comunidades locales. El turismo mediterráneo debe evolucionar desde los modelos de negocio estándar insostenibles de 'mar, sol y playa' y el turismo costero masivo, como se incluye en los paquetes de todo incluido, hacia productos y servicios de mayor valor agregado.[xi], diversificando los productos turísticos actuales para incluir más centrados en la naturaleza, la cultura, los cruceros responsables y MICE (reuniones, incentivos, conferencias y eventos)[xii]. Esto podría lograrse mejorando la diferenciación, la autenticidad y la competitividad, incluido el apoyo financiero para impulsar las tecnologías netas cero y las pequeñas y medianas empresas, y priorizando la calidad sobre la cantidad.

Varias iniciativas podrían servir de base para implementar herramientas o prácticas exitosas que ya han sido probadas en territorios mediterráneos y son replicables en otras regiones. Por ejemplo, la Comunidad de Turismo Sostenible Interreg MED[xiii] ofrece soluciones de 30 proyectos temáticos que, durante los últimos 6 años, han estado proponiendo formas de mejorar la sostenibilidad:

  • Ofrecer alternativas al turismo de masas poniendo en valor los recursos locales y regionales, incluyendo el patrimonio subacuático, el patrimonio culinario, el ecoturismo en espacios protegidos, el turismo de interior, el turismo pesquero, el cicloturismo y pequeños destinos desconocidos con planes bien gestionados para evitar su sobreexplotación.
  • Reducir el impacto de las actividades turísticas (consumo de agua y energía, generación de residuos, gestión de flujos turísticos, capacidad de carga de los destinos) e implementar una economía circular.
  • Promover las mejores prácticas de planificación y gestión.

Estos proyectos tuvieron impacto no solo en sus sitios piloto sino también en el exterior, con la incorporación de iniciativas o herramientas en las políticas públicas. Por ejemplo, como parte del proyecto INCIRCLE, la Municipalidad de Rethymno, Grecia, implementó un demostrador para promover la electromovilidad en combinación con Fuentes de Energía Renovable, evitando así 12,5 toneladas de emisiones de dióxido de carbono, equivalentes a las producidas por 52.000 kilómetros de viaje en un coche convencional. La energía producida es suficiente para que un coche eléctrico típico recorra 160.000 kilómetros.

Tercer turno: Establecer mecanismos de seguimiento efectivos, lo que significa medir, integrar y analizar datos para evaluar de manera efectiva la situación de los destinos turísticos en tiempo real. Esto ayudará a los responsables de la toma de decisiones y a las partes interesadas de diversas categorías (empresas, autoridades locales, organismos públicos, organizaciones de la sociedad civil, etc.) a identificar mejor los riesgos, las lagunas y las oportunidades, y adaptar las políticas a la situación local en consecuencia.

La digitalización será crucial en este proceso. El turismo fue uno de los primeros sectores en digitalizar los procesos comerciales a escala global, haciendo posible la reserva de estadías y transporte en línea. Estas tecnologías de la información y la comunicación han mostrado sus fortalezas y acompañarán al sector turístico trayendo nuevas oportunidades de negocio y nuevas formas de viajar (visados inteligentes, fronteras, procesos e infraestructuras de seguridad, etc.)[xiv] que también podría permitir el seguimiento de la sostenibilidad del sector, si se prevé.

La digitalización ya demostró su relevancia durante la pandemia de COVID-19, con códigos QR y seguimiento de contactos de casos. También podría ayudar a redistribuir los flujos de visitantes en el espacio y el tiempo, reduciendo el impacto en los destinos superpoblados, como se probó en Valencia, España, y Dubrovnik, Croacia.[xv].

 

Es crucial hacer que estos tres cambios sucedan, y en ese esfuerzo todos tenemos un papel que desempeñar. El turismo se está recuperando a velocidades muy diferentes de un país mediterráneo a otro. La cooperación regional transfronteriza en el Mediterráneo debe mejorarse involucrando a todas las partes interesadas haciendo uso de las políticas, estrategias y planes nacionales diseñados para la recuperación posterior a la pandemia.

El desarrollo de las directrices de Plan Bleu para la sostenibilidad de los cruceros y la navegación de recreo en la región del Mediterráneo es un buen ejemplo de cooperación para aumentar la resiliencia de uno de los segmentos más destacados de la industria del turismo. Estas pautas tienen como objetivo (a) analizar los impactos de los cruceros y la navegación recreativa, (b) informar a las partes interesadas sobre las buenas prácticas para permitir el desarrollo sostenible de ambos subsectores, y (c) ayudar a los legisladores y tomadores de decisiones a reflexionar sobre las formas de legislar y limitar la contaminación de los cruceros y la navegación de recreo, con objetivos claros a alcanzar a medio plazo (2030) y su plena aplicación para 2050[xxi]. Para ello, Plan Bleu estableció un proceso participativo inclusivo, reuniendo a un centenar de participantes, entre representantes del sector privado, autoridades públicas, investigadores y organizaciones no gubernamentales e internacionales, para redactar directrices conjuntas para la sostenibilidad de los cruceros y la náutica de recreo.[xviii].

Construir juntos un turismo costero y marino sostenible, resiliente, verde, digital e inclusivo para 2030 contribuirá significativamente a que los países alcancen los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y los objetivos de la Estrategia Mediterránea para el Desarrollo Sostenible en el marco del Plan de Acción para el Mediterráneo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Convenio de Barcelona[xviii].

Si estos tres cambios se implementan por completo, en 2030 el turismo en el Mediterráneo tendrá las siguientes características:

  1. Será sostenible, atendiendo a toda la cadena de valor, con una amplia oferta de productos además del turismo de costa de masas 'mar, sol y playa'. Distribuida a lo largo del año, promoverá el turismo más cercano y priorizará el transporte de bajas emisiones.
  2. Tendrá un impacto reducido y utilizará los recursos de manera más eficiente. Por ejemplo, el turismo de cruceros y la navegación de recreo, un gran porcentaje del turismo mediterráneo con alrededor del 70 por ciento de los megayates del mundo que navegan en el Mediterráneo durante todo el año, se adaptarán para minimizar los impactos actuales mediante la implementación de compromisos como la designación de el Mar Mediterráneo como un Área de Control de Emisiones de Óxidos de Azufre (Med SOX ECA) de conformidad con el Anexo VI de MARPOL y los objetivos del Acuerdo Verde de la UE, así como mediante la ampliación de prácticas sostenibles para el turismo de cruceros y la navegación recreativa.
  3. Será más resiliente, gracias a la participación de las comunidades locales en la gobernanza del turismo y a través de la implementación del monitoreo en tiempo real a través de las oportunidades que ofrece la transición digital, adaptando el sector turístico a circunstancias imprevistas.

El Mediterráneo es una región maravillosa para que todos vivamos y disfrutemos, pero también corre el riesgo de convertirse en víctima de su éxito. Se necesita un cambio fundamental, con esfuerzos coordinados a todos los niveles para reinventar el sector turístico como una actividad resiliente, inclusiva y sostenible que cuida la base de la riqueza del Mediterráneo: su medio ambiente.

—–

[i] J. Fosse et al., “The Future of Mediterranean Tourism in a (Post) COVID World”, informe eco-med, abril de 2021, https://doi.org/10.5281/zenodo.4616983.

[ii]  Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente/Plan de Acción para el Mediterráneo y Plan Bleu (2020). Estado del Medio Ambiente y Desarrollo en el Mediterráneo. Nairobi. https://planbleu.org/wp-content/uploads/2021/04/SoED_full-report.pdf

[iii] Consejo Mundial de Viajes y Turismo, datos de 2017, contribución directa e indirecta del turismo al PIB, https://wttc.org/.

[iv] Fosse et al., “El futuro del turismo mediterráneo”.

[v] Turismo sostenible en el Mediterráneo de Interreg, “Ficha informativa #3: El turismo como motor estratégico para un crecimiento inclusivo, responsable y sostenible en la región del Mediterráneo”, 9 de enero de 2020, https://sustainable-tourism.interreg-med.eu/no-cache/ en/news-events/news/detail/actualites/policy-factsheet-3-tourism-as-a-strategic-driver-for-inclusive-responsable-and-sustainable-growth/.

[vi] J. Fosse y J. Le Tellier, Turismo Sostenible en el Mediterráneo: Situación y Direcciones Estratégicas, Plan Bleu Cahier 17 (mayo de 2017), https://planbleu.org/en/publications/sustainable-tourism-in-the-mediterranean-state-of-play-and-strategic-directions/.

[vii] W. Cramer, J. Guiot y K. Marini, eds., Cambio Climático y Ambiental en la Cuenca Mediterránea: Situación Actual y Riesgos para el Futuro, Primer Informe de Evaluación del Mediterráneo, 2020, Expertos Mediterráneos en Cambio Climático y Ambiental, 10.5281/zenodo.4768833; Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, Cambio Climático 2022: Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad, Sexto Informe de Evaluación, 2022.

[viii] Comisión Europea de Viajes, Fomento de prácticas de turismo sostenible, septiembre de 2021, https://etc-corporate.org/uploads/2021/09/ETC_SUSTAINABLE_TOURISM_HANDBOOK_vs6_FINAL.pdf

[ix]      Mi Provenza, “Año de frecuencia turística 2021: Bocas del Ródano”, https://www.myprovence.pro/la-source/les-donnees-en-synthese/bilan-de-frequentation-touristique-2021.

[x] https://www.oneplanetnetwork.org/programmes/sustainable-tourism/glasgow-declaration

[xi] Interreg Mediterranean Sustainable Tourism, "El turismo como motor estratégico para el crecimiento inclusivo, responsable y sostenible en la región del Mediterráneo", mayo de 2019, https://sustainable-tourism.interreg-med.eu/fileadmin/user_upload/Sites/Sustainable_Tourism/horizontal_project /BTM_Documentos/Policy_Factsheets/BTM_PolicyFactsheets_3_ES.pdf.

[xii] Fosse y Le Tellier, Turismo Sostenible en el Mediterráneo.

[xiii] Interreg Mediterranean Sustainable Tourism, página de inicio, https://sustainable-tourism.interreg-med.eu/.

[xiv] Organización Mundial del Turismo, “Transformación digital”, https://www.unwto.org/fr/digital-transformation.

[xv] Proyecto Interreg Mediterranean Herit-Data, "El núcleo histórico de Dubrovnik", https://www.unwto.org/fr/digital-transformation.

[xxi] plan azul, Directrices para la Sostenibilidad de los Cruceros y la Náutica de Recreo en la Región Mediterránea, 13 de abril de 2022, https://planbleu.org/en/publications/guidelines-for-the-sustainability-of-cruising-and-recreational-boating-in-the-mediterranean-region/.

[xviii] Plan Bleu, “Cruceros y navegación de recreo en el Mediterráneo”, https://planbleu.org/en/page-theme/cruises-and-boating-in-the-mediterranean/.

[xviii] Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Plan de Acción para el Mediterráneo y Plan Bleu, Estado del Medio Ambiente y Desarrollo en el Mediterráneo, 21 de octubre de 2020, https://www.unep.org/resources/report/state-environment-and-development-mediterranean.

Close
back to top