Featured: Climate: An Area of Opportunity Arrow Featured: 10 ocean activities to look out for at COP27 Arrow Featured: Ocean Panel Leaders Meet during UN General Assembly Arrow Featured: The Ocean Panel Launches its first-ever progress report, ‘Tracking Blue: From Ambition to Action for a Sustainable Ocean Economy’ Arrow Featured: Reino Unido se une al panel de alto nivel para una economía oceánica sostenible Arrow Featured: Ocean Panel lanza un informe de turismo sostenible y las perspectivas de los expertos que lo acompañan Arrow Featured: Declaración Conjunta de los Líderes del Panel de Océanos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos Arrow
ensayo experto
Equidad: garantizar que todos puedan beneficiarse del turismo costero y marino

¿Qué ha sido efectivo para aumentar los beneficios que fluyen hacia las comunidades locales, reducir los impactos del turismo costero y marino en las comunidades locales y evitar desigualdades cada vez mayores?

Freya Higgins-Desbiolles
Freya Higgins-Desbiolles
Profesor Visitante Centro de Investigación e Innovación en Turismo, Universidad de Taylor (Malasia); Profesor Asociado Adjunto Departamento de Estudios de Recreación y Ocio, Universidad de Waterloo (Canadá); Adjunto UniSA Business, University of South Australia (Australia)

El turismo costero y marino se reconoce como facetas importantes de la economía azul para las comunidades costeras y los pequeños estados insulares en desarrollo. los economía azul se refiere al 'uso sostenible de los recursos oceánicos para el crecimiento económico, la mejora de los medios de vida y el empleo, al mismo tiempo que se preserva la salud del ecosistema oceánico'[1]. La Sociedad Internacional de Turismo Costero y Marino define turismo costero y marino como 'actividades recreativas que implican viajar fuera del lugar de residencia de uno que tiene como anfitrión o enfoque el medio ambiente marino y/o la zona costera'[2]. Las actividades varían en su monetización, impactos y beneficios, desde exclusivos y costosos resorts de playa cerrados y cruceros de alta gama hasta experiencias naturales de bajo costo y menor impacto y proyectos de ciencia ciudadana para proteger e incluso restaurar hábitats costeros y marinos.

Demandas de equidad

Sin embargo, la defensa de la economía azul ha sido criticada como un intento de sacar provecho de las oportunidades para explotar los recursos oceánicos, a costa de la salud ecológica y el bienestar humano.[3]. Las comunidades humanas han dependido de estos entornos y han estado profundamente unidas a ellos, por lo que los problemas de equidad son considerables, y la equidad social juega un papel clave.

Aquí, la equidad social se refiere a: el reconocimiento y el trato justo de todos los grupos que se beneficiarían o se verían afectados por las industrias oceánicas existentes o incipientes; su inclusión en los planes y políticas de desarrollo que les afecten, y; el logro de una distribución más justa de los beneficios y las cargas de estas industrias[4].

A enfoque de múltiples partes interesadas puede ayudar a ganar apoyo para el turismo costero y marino y asegurar resultados triples (económicos, sociales y ecológicos)[5]. Las partes interesadas pueden incluir comunidades locales, empresas de turismo, asociaciones de turismo, intereses pesqueros, gobiernos, custodios indígenas y organizaciones no gubernamentales. Las empresas turísticas y las autoridades gubernamentales a menudo utilizan enfoques de gestión de partes interesadas e iniciativas de responsabilidad social corporativa para equilibrar intereses contrapuestos y obtener la aprobación social para sus operaciones.

Dar prioridad a las comunidades locales Sin embargo, puede ser deseable estar por encima de otras partes interesadas en la toma de decisiones turísticas, ya que tienen más en juego[6]. La promoción y el desarrollo del turismo a menudo implican afirmaciones complejas de poder para acceder, controlar y beneficiarse de los recursos que se encuentran en las comunidades de todo el mundo.[7], incluidos los recursos costeros y marinos. Redefinir el turismo a través de un enfoque en la comunidad local, centrando a la comunidad en lugar de la industria del turismo en la gestión costera y los procesos de desarrollo del turismo costero, puede contrarrestar estos desequilibrios de poder. Esto ocurriría a través de enfoques participativos significativos y efectivos que prioricen el apoyo al turismo comunitario, cadenas de suministro locales integradas para el turismo y trabajadores locales bien remunerados. Por el contrario, si las comunidades se gestionan como una sola parte interesada entre muchas, sus derechos, intereses y beneficios pueden verse mal atendidos. En tales casos, las comunidades pueden recurrir a las protestas y el activismo.

Esto se puede ver en el caso del Comité de Cayo Hueso para Buques Más Limpios y Seguros en el estado estadounidense de Florida. El comité ha actuado en nombre de la comunidad local para dar forma a la gobernanza turística de la industria de cruceros en Cayo Hueso.[8]. En noviembre de 2020, el trabajo del grupo condujo a un referéndum en el que más del 60 por ciento de los votantes aprobaron ordenanzas locales que evitan las visitas de grandes cruceros y, en cambio, posicionan el Puerto de Cayo Hueso como un destino para barcos pequeños, tanto por razones sociales como ambientales. Los opositores están intentando anular estas medidas a través de la legislación estatal y otros medios, a lo que la comunidad está respondiendo con cabildeo, investigación y protestas. Asimismo, en Venecia el Comitato No Grandi Navi se opone al acceso de la industria de cruceros a la ciudad a través de la laguna veneciana 'por razones de seguridad, salud pública y defensa del ecosistema lagunar'[9].

Al buscar una mayor equidad, es importante entender interseccionalidad, el concepto de que la discriminación para muchas personas adopta formas estructurales múltiples e intersectadas[10]. La política y la gestión de los recursos costeros y marinos deben identificar estas formas de opresión y trabajar para contrarrestarlas o mitigarlas. Las prácticas discriminatorias estructurales pueden basarse, por ejemplo, en la raza, el origen étnico, la clase, la casta, el género, la orientación sexual, la religión, la discapacidad y la edad. Estos influyen en cómo las poblaciones pueden acceder, disfrutar y beneficiarse de los recursos costeros y marinos, así como de las actividades turísticas y de ocio asociadas. Las políticas informadas interseccionalmente prestarán especial atención a los derechos e intereses de las poblaciones afectadas por tales opresiones múltiples y compuestas. Por ejemplo, programas e infraestructuras de accesibilidad para apoyar a mujeres, minorías, personas mayores, discapacitados y desempleados (y aquellos que pertenecen a múltiples categorías)[11] para disfrutar de las vacaciones en la costa y los balnearios, como se ve en algunas iniciativas de turismo social en la vanguardia de los temas de interseccionalidad y equidad. Por ejemplo, los ensayos de esteras de playa en Australia muestran los beneficios de los enfoques accesibles para los sitios costeros y marinos. De las pruebas en Queensland, el alcalde de la región de la bahía de Moreton declaró: "Vimos a personas viajar a lo largo y ancho para usar las esteras de la playa, desde usuarios de sillas de ruedas hasta personas mayores con movilidad limitada y familias locales que usan cochecitos".[12]. Una de las principales iniciativas de turismo social de Brasil es el Serviço Social do Comércio (SESC), cuya misión es 'democratizar el acceso al turismo'. Por ejemplo, un resort SESC en Bertioga, en la costa del estado de São Paulo, atiende a poblaciones y trabajadores desfavorecidos y ofrece excursiones en la naturaleza.[13]. Los defensores del turismo accesible y social defienden la idea de 'turismo para todos' y trabajan para derribar las barreras que impiden que las personas disfruten de lugares como las playas y los entornos marinos. Sin tales iniciativas, las experiencias de turismo costero y marino podrían permanecer inaccesibles y resultar en inequidades para sectores enteros de la sociedad. La comprensión de la interseccionalidad y la equidad debe integrarse en los procesos de consulta comunitaria, en las prácticas de contratación y empleo de la industria, en los programas de apoyo a las micro y pequeñas y medianas empresas, en los planes de préstamos y subvenciones, así como en los programas gubernamentales.

Para garantizar que la equidad y la inclusión sean centrales en las políticas de turismo marino, es esencial conocer en profundidad las dinámicas de poder de la comunidad y los procesos de marginación. Esto no es fácil de lograr con consultores que "entran y salen"; las percepciones deben provenir de la comunidad. Hallazgos recientes sugieren que ciencia social ciudadana puede ser una forma poderosa de incluir a las comunidades marginadas y diseñar nuevas políticas basadas en evidencia apoyadas por la participación ciudadana[14]. Un ejemplo es la colaboración que resultó en un código de visitante responsable para la ciudad turística costera de Byron Bay, Australia. El Compromiso de Byron Bay surgió de un enfoque de ciencia social ciudadana impulsado por jóvenes miembros de Byron Youth Theatre, quienes, 'luego de su participación en el proyecto de investigación "Our Home Holiday Town" con el Centro para Niños y Jóvenes de la Universidad Southern Cross, . . . consultado con el operador local de ecoturismo Vision Walks, la mujer local de Arakwal, Delta Kay, y otros grupos de jóvenes en el área, incluidos los del Servicio Juvenil de Byron.[15]. Las ciencias sociales ciudadanas 'fomentan el compromiso de los ciudadanos en la producción de conocimiento que se ocupa de sus mundos de vida sociales específicos'[16] y puede conducir a esfuerzos para proteger las comunidades costeras y las ecologías del turismo excesivo.

La descolonización como camino hacia la equidad con justicia

Los enfoques de equidad ayudan a garantizar que el acceso a la reparación de los daños causados por los desarrollos de la economía azul se distribuya de manera equitativa y justa. Sin embargo, enfoques de justicia son necesarios para resolver las causas estructurales de las inequidades y asegurar que el compromiso con las ecologías costeras y marinas sea justo, equitativo y sostenible a largo plazo.

En particular, es esencial respetar la relación intrínseca entre los Pueblos Indígenas y sus entornos oceánicos. La relación con 'Sea Country' se presenta en muchas empresas turísticas aborígenes australianas y da como resultado experiencias turísticas únicas y muy valoradas, como el galardonado Lirrwi Tourism en Arnhem Land, Territorio del Norte.[17], y Walkabout Cultural Adventures en Kuku Yalanji Country, Queensland[18]. La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de 2007 ofrece orientación sobre el respeto y la integración de los derechos indígenas en las políticas de turismo costero y marino (ver especialmente los artículos 11 y 25).[19]. Descolonización lleva estos esfuerzos un paso más allá e involucra la repatriación de tierras, aguas y modos de vida indígenas. Los ejemplos incluyen la orientación de la 'cultura de la canoa' en Hawai'i y los programas de surf de Native Like Water en San Diego.

La cultura de la canoa en Hawái se deriva de la primera ley de la nación de Hawái: 'la cultura de la canoa ha guiado visiones decoloniales', así como de una decisión sobre derechos de agua de 1973: 'El derecho del pueblo a que las aguas estén protegidas para su El uso exige una provisión adecuada para los derechos tradicionales y consuetudinarios de los hawaianos, la vida silvestre, el mantenimiento del equilibrio ecológico y la belleza escénica, y la preservación y mejora de las aguas.[20]. Tales formas de derecho indígena pueden actuar como guías decoloniales para las políticas y prácticas de turismo costero y marino.

Como explica Marc Chavez de Native Like Water, el surf comenzó como una actividad indígena en muchos lugares del mundo, incluidos Hawai'i, la costa del Pacífico de América del Norte y Perú. En el área que se convirtió en San Diego, los colonizadores españoles desplazaron a las tribus nativas de la costa hacia el desierto, debilitando su conexión con el entorno costero. Más recientemente, los no indígenas se han apropiado del surf y lo han comercializado como una 'industria'. Native Like Water es un programa para jóvenes nativos americanos 'para reafirmar y restablecer nuestra relación con el océano, con las vías fluviales y la relación con nosotros mismos'[21]. Esta forma de turismo indígena vuelve a conectar a los jóvenes indígenas con las ecologías de agua salada y trabaja para revivir sus conexiones y custodia.[22].

Recomendaciones para asegurar un turismo costero y marino más equitativo:

  • Desarrollar políticas y crear programas que aseguren que la comunidad local se beneficie de las oportunidades de turismo costero y marino. Esto incluye una consulta significativa para garantizar que las políticas de desarrollo costero y protección marina no comprometan el disfrute de las comunidades de sus costas, sino que mejoren la recreación y el ocio de la comunidad. Se necesita apoyo para las empresas de propiedad comunitaria a través de subvenciones y financiamiento, en particular para las micro y pequeñas empresas, a fin de garantizar que las comunidades reciban los beneficios económicos del turismo costero. Las estrategias de empleo incluyente son esenciales para garantizar el acceso de los miembros de la comunidad local a las oportunidades laborales asociadas con los desarrollos turísticos costeros.
  • Desarrollar enfoques participativos para la equidad en las comunidades que se deriven de las pautas globales de mejores prácticas, pero que también se adapten a los conocimientos y estilos de vida locales. El pensamiento reciente sobre el diseño colaborativo (o codiseño) construye relaciones con las comunidades, fomenta las intenciones de administración y puede moldearse para garantizar que los grupos potencialmente marginados se incluyan en estos diálogos.[23].
  • Preste especial atención al género en el turismo, utilizando la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas. Directrices para la incorporación de la perspectiva de género en el sector público del turismo y Estrategia Inclusiva de Género para Empresas Turísticas[24].
  • Apoyar los programas de ciencia y ciencias sociales de los ciudadanos y la comunidad para aprovechar y también informar los conocimientos de la comunidad y cuidar sus entornos costeros y marinos locales y, por lo tanto, empoderarlos para enfoques participativos.
  • Respetar y apoyar los derechos y responsabilidades de los Pueblos Indígenas para proteger los entornos costeros y marinos. Las autoridades gubernamentales y las empresas deben seguir las mejores prácticas para empoderar a los custodios indígenas de los entornos costeros y marinos. La cogobernanza y la gobernanza indígena están emergiendo como enfoques exitosos para la gestión de ecosistemas marinos[25]. Los operadores de turismo indígena también deben tener prioridad para el apoyo comercial para garantizar que sus contribuciones a la interpretación del turismo costero sean parte de una industria de turismo marino vibrante, educativa y sostenible.
  • Desarrollar programas, apoyos e infraestructuras para el turismo accesible y social[26]. Este es un pilar de la equidad y todas las partes interesadas deben comprometerse a lograr el 'turismo para todos'.

Finalmente, los informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático en 2022 sugieren que es esencial prepararse para futuras crisis. Los efectos del cambio climático en los ambientes costeros amenazan estos ecosistemas y las comunidades que dependen de ellos. Cuando promulgamos políticas para prevenir o remediar el cambio climático, debemos considerar opciones de políticas justas y equitativas para las comunidades que llaman hogar a estos lugares.

—–

[1] Banco Mundial, “¿Qué es la economía azul?”, infografía, 6 de junio de 2017, https://www.worldbank.org/en/news/infographic/2017/06/06/blue-economy.

[2] MB Orams y M. Lück, “Turismo costero y marino”, en El compañero de Wiley Blackwell para el turismo, editado por AA Lew, CM Hall y AM Williams, 479–89 (Chichester, Reino Unido: John Wiley & Sons, 2014), https://doi.org/10.1002/9781118474648; cita 488.

[3] NJ Bennett, AM Cisneros-Montemayor, J. Blythe et al., “Hacia una economía azul sostenible y equitativa”, Naturaleza Sostenibilidad 2 (2019): 991–93, https://doi.org/10.1038/s41893-019-0404-1.

[4] AM Cisneros-Montemayor, M. Moreno-Báez, M. Voyer, EH Allison, WWL Cheung, M. Hessing-Lewis, MA Oyinlola et al., “Social Equity and Benefits as the Nexus of a Transformative Blue Economy: A Sectoral Review de las Implicaciones”, Política Marina 109 (2019): 103702, https://doi.org/10.1016/j.marpol.2019.103702; cita 2.

[5] D. Dimitrovski, A. Lemmetyinen, L. Nieminen y T. Pohjola, "Comprender la sostenibilidad del turismo costero y marino: un análisis de múltiples partes interesadas" Revista de marketing y gestión de destinos 19 (2021): 100554, https://doi.org/10.1016/j.jdmm.2021.100554.

[6] F. Higgins-Desbiolles, “Socialización del turismo para la justicia social y ecológica después de la COVID-19” Geografías turísticas 22, núm. 3 (2020): 610–23, doi:10.1080/14616688.2020.1757748.

[7] F. Higgins-Desbiolles y BC Bigby, eds., El giro local en el turismo: empoderando a las comunidades (Bristol, Reino Unido: Channel View, próximamente).

[8] Comité de Cayo Hueso para Barcos Más Limpios y Seguros, “Ballot Language”, 2021, https://www.safercleanerships.com/ballot-language.

[9] No Grandi Navi, “What We Ask,” nd, consultado el 18 de abril de 2022, http://www.nograndinavi.it/cosa-chiediamo-2/.

[10] KW Crenshaw, “Sobre la interseccionalidad” (2016), https://www.youtube.com/watch?v=-DW4HLgYPlA.

[11] A. Diekmann y S. McCabe, El manual de turismo social (Cheltenham, Reino Unido: Edward Elgar, 2020).

[12] K. Knight, “Los tapetes de playa de la región son clave para el turismo de accesibilidad” Diario de Moreton, 24 de junio de 2020, https://www.moretondaily.com.au/news/regions-beach-mats-key-to-accessibility-tourism.

[13] Organización Internacional de Turismo Social, Turismo en acción: 20 ejemplos de políticas y programas sociales en todo el mundo, 2017, https://www.isto.international/wp-content/uploads/2019/12/EN_Tourism-in-actions-20-examples-of-social-policies-programmes-around-the-world.pdf; cita 8–9.

[14] A. Albert, B. Balázs, E. Butkevičienė, K. Mayer y J. Perelló, “Ciencia social ciudadana: enfoques nuevos y establecidos para la participación en la investigación social”, en La ciencia de la ciencia ciudadana, editado por K. Vohland, A. Land-Zastra, L. Ceccaroni, R. Lemmens, J. Perelló, M. Ponti, R. Samson y K. Wagenknecht, 119–38 (Cham, Suiza: Springer, 2021), https://doi.org/10.1007/978-3-030-58278-4_7; cita 119.

[15] Compromiso de Byron Way, "¿Qué es el Compromiso de Byron Way?", sin fecha de consulta, consultado el 19 de abril de 2022, https://www.byronpledge.com.au/about/.

[16] S. Thomas, D. Scheller y S. Schröder, “Co-creación en la ciencia social ciudadana: el foro de investigación como base metodológica para la comunicación y la participación” Humanidades Ciencias Sociales Comunicaciones 8, núm. 244 (2021), https://doi.org/10.1057/s41599-021-00902-x; cita 1.

[17] Lirrwi Tourism, "About Lirrwi Tourism", sin fecha de consulta, consultado el 18 de abril de 2022, https://www.lirrwitourism.com.au/about-us.

[18] Walkabout Cultural Adventures, "My Country", sin fecha de consulta, consultado el 18 de abril de 2022, https://www.walkaboutadventures.com.au/my-country.html.

[19] Naciones Unidas, Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (2007), https://www.un.org/development/desa/indigenouspeoples/declaration-on-the-rights-of-indigenous-peoples.html.

[20] S. Ganaden, “Leyes de la canoa”, en Desvíos: una guía decolonial de Hawái, editado por HK Aikau y VV Gonzalez, 373–79 (Durham, NC: Duke University Press, 2019); cita 377.

[21] Sea of Change, “Native Like Water”, sin fecha de consulta, consultado el 4 de abril de 2022, https://www.youtube.com/watch?v=rDKlakMubR0.

[22] A. Peters y F. Higgins-Desbiolles, “Desmarginalizar la investigación sobre el turismo: australianos indígenas como turistas” Revista de gestión hotelera y turística 19 (2012): 1–9, http://dx.doi.org/10.1017/S1839526012000077.

[23] J. Liburd, E. Duedahl y C. Heape, “Codiseño del turismo para el desarrollo sostenible”, Revista de Turismo Sostenible (2020), doi:10.1080/09669582.2020.1839473.

[24] Organización Mundial del Turismo (OMT), Directrices para la incorporación de la perspectiva de género en el sector público del turismo (Madrid: OMT, 2022), https://www.e-unwto.org/doi/book/10.18111/9789284423248; OMT, Estrategia Inclusiva de Género para Empresas Turísticas (Madrid: OMT, 2022), https://www.e-unwto.org/doi/10.18111/9789284423262.

[25] M. Parsons y L. Taylor, “Por qué el conocimiento indígena debería ser una parte esencial de cómo gobernamos los océanos del mundo”, La conversación, 8 de junio de 2021, https://theconversation.com/why-indigenous-knowledge-should-be-an-essential-part-of-how-we-govern-the-worlds-oceans-161649.

[26] Véase Organización Internacional de Turismo Social, Turismo en Acciones. Disability Support Guide, “Disability Accessible Travel and Tourism”, sin fecha de consulta, consultado el 19 de abril de 2022, https://www.disabilitysupportguide.com.au/information/article/disability-accessible-travel-and-tourism.

Close
back to top