Featured: 10 ocean events to watch out for at COP15 Arrow Featured: Climate: An Area of Opportunity Arrow Featured: The Ocean Panel Launches its first-ever progress report, ‘Tracking Blue: From Ambition to Action for a Sustainable Ocean Economy’ Arrow
ensayo experto
Cruceros: el futuro del turismo de cruceros

¿Qué significa la sostenibilidad para la industria de los cruceros y cómo se puede lograr esto a la luz del impacto que la pandemia sigue teniendo en la industria de los cruceros? ¿Cuál es el futuro del turismo de cruceros?

Honourable Edmund Bartlett, CD, MP
Honorable Edmund Bartlett, CD, MP
Ministro de Turismo de Jamaica

A pesar de la pandemia de COVID-19 y la lentitud de la recuperación, el turismo costero y marino sigue siendo uno de los sectores de mayor crecimiento en la economía mundial. Para los pequeños estados insulares en desarrollo (PEID), el turismo, incluido el turismo de cruceros, es un importante motor del crecimiento económico y la creación de empleo, una importante fuente de divisas y ha sido fundamental para garantizar la resiliencia económica. En el futuro, el principal desafío de sostenibilidad del sector, particularmente para los estados costeros y los SIDS vulnerables como los del Caribe, será la medida en que la comunidad internacional (tanto pública como privada) se comprometa con acciones climáticas decisivas basadas en los océanos. Las consideraciones transversales de sostenibilidad, como la protección del ecosistema, la reducción de la contaminación y los desechos plásticos, la conservación de la biodiversidad y las inversiones en tecnologías verdes dentro de la economía azul, deben integrarse necesariamente en el desarrollo de la industria del turismo de cruceros y el turismo en general. Los océanos permiten el turismo nacional e internacional para casi 200 países y territorios de ultramar. A nivel mundial, el valor de mercado de los recursos e industrias marinos y costeros se estima en US$3 billones por año, o alrededor del 5 por ciento del producto interno bruto global, mientras que la contribución de la economía oceánica al valor agregado global se ha estimado conservadoramente en el orden de US$1.5 billones anuales, o aproximadamente el 3 por ciento del valor agregado global[1].

El desarrollo del turismo costero y marino representa un componente importante de la economía azul y su capacidad para ayudarnos a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Esto se relaciona no solo con el ODS 14 ('Conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos'), sino también con el papel de la economía azul en el logro de otros ODS, como el ODS 1 ('Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todas partes'). Según la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas, el sector de los cruceros genera 1,2 millones de puestos de trabajo y contribuye con US$150 mil millones a la economía mundial cada año. A medida que la economía oceánica global se expande rápidamente, presenta mayores oportunidades y desafíos para lograr la sostenibilidad en nuestro océano y en nuestras costas, particularmente frente al cambio climático y la actual pandemia de COVID-19.

El turismo costero y oceánico contribuye significativamente al desarrollo económico en todo el mundo, especialmente en el Caribe altamente dependiente del turismo. La gran dependencia de los recursos marinos y oceánicos es vital para las experiencias que consumen los pasajeros de cruceros. Según la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), el subsector de cruceros en 2018 aportó US$150.13 mil millones a la economía mundial, mientras que en 2019 el sector aportó US$154.46 mil millones a nivel mundial. A nivel nacional, en 2019, el turismo de cruceros aportó J$21.600 millones a la economía de Jamaica a través de servicios turísticos recreativos, servicios de alimentos y bebidas, servicios de transporte de pasajeros y servicios recreativos y culturales.

Es importante equilibrar las ganancias económicas derivadas de la economía azul con la conservación adecuada y el uso sostenible de los recursos, junto con el impacto social en las comunidades costeras. El período 2010–20 marcó el comienzo del crecimiento más rápido jamás visto en la industria de cruceros en todo el mundo, con impactos significativos en el medio ambiente marino y costero. Antes de la pandemia de COVID-19, la economía de Jamaica ganaba un promedio de US$174.5 millones a través del turismo de cruceros. En 2020, los ingresos de divisas por el turismo de cruceros ascendieron a US$45,5 millones.

Sin embargo, a medida que los países se tambaleaban por el impacto económico de la pandemia, se observaron efectos ambientales beneficiosos de la 'antropausia'.[2]. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, las emisiones de energía se redujeron en un 7 por ciento y las presiones ambientales relacionadas con la agricultura se redujeron en un 2 por ciento. Necesitamos considerar los impactos ambientales del turismo de cruceros, ya que los cruceros son un importante productor de efluentes no tratados y otros contaminantes que amenazan la supervivencia del océano. El Programa de la ONU para el Medio Ambiente identificó a los cruceros como una de las principales fuentes de contaminación en los ecosistemas marinos[3]. Además, la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. estima que los desechos de los cruceros varían de 2,6 a 3,5 kilogramos por persona al día. La gestión de residuos se rige por el Convenio Internacional para la Prevención de la Contaminación por los Buques[4].

La capacidad de respuesta del sector del turismo de cruceros a las demandas de sostenibilidad es vital para su existencia. En otras palabras, el océano debe mantenerse en condiciones prístinas, deben implementarse prácticas efectivas de gestión de desechos sólidos y deben seguirse estrictamente los estándares epidemiológicos para permitir la seguridad y la protección de la salud. Uno puede consolarse con el hecho de que, por mucho que el turismo de cruceros pueda dañar el medio ambiente, también tiene el potencial de apoyar el turismo oceánico sostenible. Para ello, el turismo de cruceros debe tener en cuenta los impactos ambientales, la capacidad de carga, la responsabilidad social y la integración del turismo dentro de la comunidad local. Se debe prestar especial atención a los factores ambientales que permiten una industria de cruceros próspera. Se deben hacer esfuerzos para mantener el océano en condiciones prístinas. Además de las preocupaciones por la contaminación, las lecciones aprendidas de la pandemia exigen que la industria de cruceros administre cuidadosamente los protocolos de salud para garantizar una experiencia segura y sin problemas para el viajero. Además, las excursiones, atracciones y experiencias en tierra asociadas con el turismo de cruceros deben estructurarse para garantizar el cumplimiento de las normas y prácticas ambientales. Esto también garantiza que se construyan asociaciones con las comunidades locales, ya que los cruceros consumen bienes culturales. Este enfoque se ha demostrado activamente en la ciudad histórica de Falmouth, donde la Autoridad Portuaria de Jamaica, en asociación con el Ministerio de Turismo y Royal Caribbean Cruise Lines, implementó varios proyectos para hacer que la ciudad portuaria sea más sostenible e inclusiva. Las consultas continuas con las partes interesadas en varias entidades y comunidades identificaron áreas prioritarias para la inversión con importantes oportunidades socioeconómicas. Algunas de las iniciativas prioritarias incluyen la rehabilitación de Water Square en el centro de la ciudad, así como la mejora y preservación de la infraestructura patrimonial, mejoras de drenaje y paisajismo urbano. La Autoridad Portuaria también jugó un papel decisivo en la rehabilitación del nuevo mercado de agricultores a un costo de J$500 millones para mejorar la experiencia de compra de los visitantes en la ciudad. La autoridad también construyó una aldea artesanal para facilitar la formalización de 90 comerciantes artesanales. Estos vendedores fueron capacitados y registrados, y se estableció una asociación para representar sus intereses. La creación de un servicio de bicitaxi facilitó la integración de la gente del pueblo en la experiencia del crucero, ya que creó oportunidades de empleo para hombres jóvenes solteros y residentes de Falmouth y, al mismo tiempo, brindó un recorrido histórico y patrimonial organizado de manera segura.[5].

A pesar del impacto, la pandemia ha brindado oportunidades para fortalecer la viabilidad y sostenibilidad de la industria de cruceros. Por ejemplo, ofreció la oportunidad de volver a examinar las operaciones y el impacto de la industria a fin de desarrollar estrategias y políticas para la gestión eficaz de las interrupciones. En este sentido, CLIA ha informado su intención, para 2027, de tener 26 cruceros propulsados por gas natural licuado (GNL), el 81 por ciento de la capacidad global equipada con sistemas avanzados de tratamiento de aguas residuales y 174 cruceros con conectividad eléctrica en tierra.[6]. El puerto de cruceros de Montego Bay proporciona instalaciones de GNL a los buques, pero solo a unos pocos cruceros. La conectividad eléctrica en tierra también está disponible en Montego Bay. Se espera que la industria de los cruceros regrese con un modelo más sostenible, optimizado y eficiente que se centre más en el cumplimiento de los protocolos para gestionar el riesgo y preservar y proteger las operaciones de la industria, así como los recursos marinos y oceánicos de los que depende. Las operaciones de la industria de cruceros en Jamaica deben cumplir estrictamente con las regulaciones del Ministerio de Salud y Bienestar, así como con los Protocolos de Salud y Seguridad COVID-19 del Ministerio de Turismo.[7].

A medida que el mundo comienza a prepararse para salir de la pandemia, una de las consideraciones más importantes es la salud y la seguridad públicas. Se deben establecer medidas y protocolos estrictos para la salud y la seguridad públicas en colaboración con las autoridades sanitarias y portuarias. Es necesaria una alineación y colaboración entre los requisitos de salud pública y las prácticas de la industria para establecer y cumplir con los protocolos y medidas de seguridad, especialmente aquellos relacionados con las instalaciones médicas y de salud a bordo de los buques.

El turismo de cruceros es fundamental para la sostenibilidad económica del Caribe. La región del Caribe se encuentra entre los principales destinos de cruceros marítimos del mundo y uno de los espacios más lucrativos para los cruceros. De acuerdo a Caribe Noticias Digitales revista, el Caribe recibe aproximadamente el 60 por ciento de la cuota mundial de pasajeros de cruceros. La Organización de Turismo del Caribe informó que aproximadamente 25 millones de pasajeros de cruceros visitaron 24 destinos del Caribe en 2014, una cifra que aumentó un 11 por ciento en 2015. Esto presenta una oportunidad considerable para el desarrollo económico de los puertos, así como el desarrollo social de las comunidades portuarias. Esto permitirá el desarrollo de medidas que permitirán que los puertos y las líneas de cruceros aborden sistemáticamente los impactos económicos, sociales y ambientales de la industria.

Más importante aún, el turismo de cruceros y el turismo de cruceros sostenible pueden ser una herramienta de transformación para las comunidades que tradicionalmente han estado atrapadas en una cultura del silencio. La integración de un desarrollo de puerto de cruceros en el municipio histórico de Port Royal tiene como objetivo transformar la comunidad históricamente rica en un patrimonio sostenible, una atracción ambiental y cultural, al tiempo que mejora su infraestructura física y mejora las condiciones económicas y sociales de los residentes. En última instancia, el desarrollo guiará la transformación de la ciudad en una con la inclusión de la población local, así como una buena gobernanza y gestión de recursos ecológicos y naturales sensibles. Se realizaron esfuerzos concertados a lo largo del proyecto para fomentar la colaboración entre las agencias gubernamentales clave y para facilitar la integración de la gente de Port Royal en todo el ejercicio de desarrollo. Una modificación significativa del proyecto que surgió de la discusión de las partes interesadas fue la reubicación del sistema de alcantarillado de nivel terciario en el puerto (que originalmente era solo para el puerto) a una ubicación fuera del sitio. La planta de tratamiento de aguas residuales utilizará tecnología moderna en sus operaciones, lo que permitirá minimizar el espacio del edificio y aumentar la eficiencia operativa.

Nuestro momento actual ofrece una oportunidad ideal para redefinir el turismo de cruceros. El futuro de la industria estará impulsado por inversiones en avances tecnológicos que buscan aumentar la eficiencia y mejorar las experiencias al tiempo que reducen los impactos sociales y ambientales. Ahora más que nunca, tenemos la oportunidad de definir con precisión los límites físicos de los destinos, variar los itinerarios de viaje y diseñar proyectos efectivos de conservación y rehabilitación de destinos. Los gobiernos deberán ajustarse a la creciente demanda de cruceros asegurándose de que se implementen los arreglos regulatorios y legislativos necesarios. La promoción de buenas prácticas ambientales, estrategias de resiliencia y sistemas de gestión ambiental será esencial para una industria del turismo de cruceros reinventada. Finalmente, las experiencias y atracciones en tierra que respaldan los cruceros deben adaptarse y evolucionar con nuevas estrategias creativas e innovadoras para satisfacer la creciente demanda.

La salud y la sostenibilidad de nuestro océano son fundamentales para la supervivencia de la industria del turismo y, por extensión, de nuestro planeta. En este sentido, como pequeño estado insular en desarrollo, Jamaica acoge con beneplácito el objetivo del Panel de alto nivel para una economía oceánica sostenible (Panel oceánico) de lograr una economía turística sostenible para 2030.[8]. El período que sigue a COVID-19 verá un mayor crecimiento en el turismo costero y marino, especialmente el turismo de cruceros. Esto exige la implementación de estrategias, políticas y prácticas de gestión sólidas y sólidas que garanticen la viabilidad y la sostenibilidad para los países y las comunidades, para esta generación y la próxima.

—–

[1] PG Patil, J. Virdin, SM Diez, J. Roberts y A. Singh, Hacia una economía azul: una promesa para el crecimiento sostenible en el Caribe (Washington, DC: Banco Mundial, 2016), https://documents1.worldbank.org/curated/en/965641473449861013/pdf/AUS16344-REVISED-v1-BlueEconomy-FullReport-Oct3.pdf.

[2] IA Callejas, CM Lee, DR Mishra, SL Felgate, C. Evans, A. Carrias, A. Rosado et al., “Effect of COVID-19 Anthropause on Water Clarity in the Belize Coastal Lagoon,” Fronteras en Ciencias Marinas, 5 de mayo de 2021, https://doi.org/10.3389/fmars.2021.648522.

[3] L. Jeftic, SB Sheavly y E. Adler, Basura marina: un desafío global (Washington, DC: Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 2009).

[4] LS Johnson, Informe de evaluación de descarga de cruceros, no. EPA 842-R-07-005 (Washington, DC: Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., 2008).

[5] La revisión nacional voluntaria de Jamaica (2018) define a los 'jóvenes sin compromiso'. . . como aquellos que se encuentran en el grupo de edad de 14 a 24 años, desempleados o fuera de la fuerza laboral, y que no están en la escuela o en capacitación”. Informe de Revisión Nacional Voluntaria de Jamaica sobre la Implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, junio de 2018, https://sustainabledevelopment.un.org/content/documents/19499JamaicaMain_VNR_Report.pdf.

[6] asociación internacional de líneas de cruceros, Perspectivas del estado de la industria de cruceros para 2022, https://cruising.org/-/media/clia-media/research/2022/clia-state-of-the-cruise-industry-2022_updated.ashx.

[7] C. Patterson, “Protocolos que se están desarrollando para la reanudación de las operaciones de cruceros”, Servicio de Información de Jamaica, 13 de agosto de 2021, https://jis.gov.jm/protocols- being-development-for-resumption-of-cruise-operations/.

[8] “El turismo costero y oceánico debe ser sostenible, resistente, abordar el cambio climático, reducir la contaminación, apoyar la regeneración de ecosistemas y la conservación de la biodiversidad e invertir en empleos y comunidades locales”. Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible, Transformaciones para una economía oceánica sostenible: una visión para la protección, la producción y la prosperidad, 2020, https://www.oceanpanel.org/ocean-action/files/transformations-sustainable-ocean-economy-eng.pdf.

Close
back to top