ensayo experto
Resiliencia: asegurando un futuro para el turismo costero y marino

¿Cómo se puede fortalecer la resiliencia del turismo costero y marino y cómo puede el turismo costero y marino ayudar a fortalecer la resiliencia de los destinos y comunidades anfitrionas? Considere la resiliencia a las amenazas exógenas, como el cambio climático, así como a los impactos futuros impredecibles, como las pandemias globales.

Wouter Schalken
Wouter Schalken
Especialista sénior en turismo sostenible del Banco Asiático de Desarrollo

Colaboradores: Manoj Sharma, Steven Schipani y Sanya Grover

 

Los océanos del mundo han inspirado los viajes y el turismo durante generaciones, con un crecimiento constante del turismo marino y costero (MCT) desde mediados del siglo XX hasta el inicio de la pandemia de COVID-19.[1]. En 2019, el sector de viajes y turismo contribuyó con un 10,3 % al producto interno bruto (PIB) mundial, con 333 millones de personas empleadas en todo el sector a nivel mundial, lo que representa 1 de cada 11 puestos de trabajo.[2].

Alrededor del 80 por ciento de todo el turismo se concentra en las zonas costeras, y la industria mundial de cruceros tiene la capacidad de transportar a más de 27 millones de pasajeros al año.[3]. Las actividades relacionadas con la TCM, como las vacaciones en la playa, el buceo, la pesca deportiva y los cruceros, constituyen una parte importante de la economía azul en todo el mundo y son fuentes importantes de empleo en la mayoría de los pequeños estados insulares en desarrollo, dos tercios de los cuales dependen del turismo durante más de 20 años. por ciento de su PIB[4].

Aunque las restricciones de viaje y la desaceleración económica asociadas con COVID-19 redujeron la contribución del PIB global de viajes y turismo al 5,3 por ciento en 2020, la recuperación comenzó en 2021, y el Consejo Mundial de Viajes y Turismo espera volver a los niveles previos a la pandemia para fines de 2022. Una vez más, el turismo está demostrando una fuerte capacidad de recuperación del mercado. Aun así, el turismo costero y marino, y los millones de medios de vida que sustenta, podrían desaparecer permanentemente en muchos destinos si el cambio climático y la degradación ambiental acelerada no se abordan con urgencia y de manera resistente.

Cuestiones clave

El ecosistema del que depende el turismo costero y marino está amenazado por la extracción excesiva, la degradación ambiental, el cambio climático y otras fuentes, incluido el comportamiento del consumidor.

Cambio climático: Las temporadas de lluvias más intensas, los períodos secos más prolongados y las inundaciones más frecuentes representan un grave desafío para los destinos turísticos costeros y marinos. Los destinos se enfrentan a temperaturas más altas del aire y del agua, más días de tormenta y más días de lluvia, lo que reduce la disponibilidad de playas, océanos y mares para las actividades turísticas. El clima más cálido puede alargar la temporada de playa, pero las aguas más cálidas aumentan el crecimiento de bacterias y la cantidad de medusas, lo que reduce drásticamente el atractivo para los visitantes, mientras que el aumento de los días de mal tiempo restringe los cruceros, la navegación a vela y los yates. El calentamiento de los océanos más la acidificación podrían reducir el potencial económico de la industria del turismo de arrecifes de coral en más del 90 por ciento en 2100[5]. Por lo tanto, el cambio climático está comprometiendo el turismo de actividades y sitios específicos a nivel mundial. El aumento de las temperaturas (del aire y del agua) y el aumento del nivel del mar requieren que el sector turístico ajuste las operaciones y las instalaciones para garantizar operaciones resistentes y minimizar el impacto.

Es probable que los ajustes requeridos tengan altos costos que reduzcan la sostenibilidad del sector y, por lo tanto, su resiliencia. La aplicación de intervenciones inteligentes para el clima y la naturaleza puede ayudar a controlar los costos operativos y, al mismo tiempo, mejorar las cadenas de valor locales.

Degradación ambiental: Estos daños se deben principalmente a una gestión inadecuada del turismo (y otras actividades económicas) en un destino costero. La construcción (de infraestructura, edificios e instalaciones turísticas) cambia el paisaje, a menudo compactando y sellando el suelo, dañando y destruyendo la vegetación, alterando la flora y la fauna, y haciendo que los destinos sean más vulnerables a los deslizamientos de tierra, mientras que el uso intensivo de energía, agua y suelo por las instalaciones turísticas y de ocio conducen a la caída de los niveles freáticos y a una reducción de la calidad del aire. Los desechos y la basura son el aspecto más visible de la degradación ambiental, tanto en las zonas costeras como en el océano, y la industria de cruceros daña la salud del océano al verter aguas residuales.

Cuanto más frágil es el medio ambiente en un destino, más irreversible es la degradación. Los atolones y los arrecifes de coral asociados son muy vulnerables, al igual que los manglares y las cubiertas forestales que llegan al mar.

¿Cómo podemos fortalecer la resiliencia del turismo costero y marino?

La protección de la biodiversidad, los enfoques basados en la naturaleza para la adaptación climática, las inversiones azules y las prácticas de turismo más verdes y sostenibles (costeras y marinas) pueden ofrecer soluciones rentables y duraderas para construir ecosistemas, comunidades y actividades económicas más resilientes y, al mismo tiempo, proporcionar fuentes adicionales de ingresos y empleo. Estas medidas se basan en gran medida en las prácticas de los consumidores a nivel mundial y los efectos del calentamiento global, externalidades no relacionadas con el sector turístico que están más allá del alcance de esta perspectiva. El sector del turismo y, más específicamente, el subsector del turismo costero y marino (CMT), tiene su propia huella distintiva y, como tal, puede contribuir significativamente a mejorar la resiliencia.

Fortalecer la resiliencia de CMT requiere intervención en tres áreas:

  1. Política, planificación y financiación

El sector CMT requiere políticas y regulaciones apropiadas para asegurar su resiliencia y sostenibilidad. Los destinos altamente dependientes de CMT deberían tener políticas separadas que aborden los desafíos del sector. Una política apropiada incluye los siguientes elementos:

  • Apoyo para (establecimiento de) una red de áreas protegidas de parques y reservas marinas y costeras, incluidos los parques de playa. La protección efectiva y directa en el sitio comienza con una tenencia protegida clara sobre la base de recursos, de acuerdo con las recomendaciones de la UICN. Tal tenencia determina lo que se puede y no se puede hacer en y con los recursos costeros y marinos. El objetivo no es detener el uso de recursos alternativos (actividades de subsistencia como la pesca) sino aumentar el nivel de control efectivo.
  • Regulaciones en apoyo a un sector resiliente. Estos dependen de las circunstancias locales y pueden variar desde una prohibición general de la venta o el uso de plásticos hasta el cierre de sitios y áreas durante la temporada de reproducción o la limitación del número de visitantes a las atracciones populares. Los permisos y las licencias ayudan a garantizar que se mantenga suficiente diversidad en las "categorías de uso de recursos" (descritas a continuación en "3. Prácticas operativas y diversificación") para mejorar la resiliencia del destino y, al mismo tiempo, mejorar las prácticas positivas para la naturaleza de cada empresa de CMT.
  • Empoderamiento de la autoridad adecuada, con financiamiento designado, para garantizar un mandato claro en el turismo sostenible y resiliente y sus operaciones. Esta autoridad debe adoptar una perspectiva a largo plazo, teniendo en cuenta el cambio climático y los riesgos de desastres.

Comprender cómo funciona el sistema turístico, los beneficios que genera y los costos en los que se incurre es esencial, al igual que el desarrollo de capacidades de las partes interesadas, especialmente de quienes gobiernan el sector. Los titulares de cargos deben comprender el impacto del turismo en las partes interesadas de la industria, así como en el público en general. La creación de conciencia entre todos los residentes es clave para garantizar un destino resiliente.

Los datos, especialmente los ambientales, deben usarse para la zonificación y la concesión de licencias para garantizar que la infraestructura y las instalaciones turísticas no se construyan en áreas donde se sabe que la erosión costera, los niveles de agua, el clima severo y similares restringen las operaciones y ponen en peligro a los visitantes y al personal. El establecimiento de redes en diferentes niveles de gobernanza y dominios de políticas permite una coordinación más eficaz, genera confianza y legitima las decisiones utilizando datos. La democracia local se fortalece facilitando la participación, involucrando a las partes interesadas desde el principio y de manera constante hasta la implementación, con especial atención a la participación de los pueblos indígenas y otros grupos marginados y vulnerables. Mantener un sector eficaz y resiliente y su sistema de gobernanza requiere la generación de ingresos y financiamiento para compensar las pérdidas debidas a los daños en el sector, así como las medidas de mitigación y el desarrollo positivo para la naturaleza. Esta financiación puede adoptar varias formas:

  • Seguro o compensación por pérdidas operativas debido a daños por clima severo, como seguro paramétrico para arrecifes de coral.
  • Un fondo verde o azul para la construcción y/o modernización de empresas que sean positivas para la naturaleza (energía, residuos, etc.) y la exploración de modelos financieros innovadores.
  • Un sistema de pago innovador, como una tasa ambiental, por el uso de las áreas costeras públicas (playas) para cubrir los costos de limpieza y mantenimiento.
  • Una 'instalación de día de lluvia' a nivel de destino para compensar los costos fijos incurridos por los empresarios turísticos de pequeñas y medianas empresas y para garantizar su supervivencia. Por ejemplo, la isla de Guam, en el Pacífico, estableció un fondo para emergencias (1,5 % del presupuesto proyectado) para hacer frente a desafíos imprevistos derivados de un desastre natural o provocado por el hombre, o de condiciones económicas externas que han afectado gravemente la capacidad de Guam para atraer visitantes.
  1. Soluciones de infraestructura o basadas en la naturaleza

El turismo requiere la infraestructura física adecuada para garantizar la resiliencia. Dicha infraestructura debe tener la capacidad suficiente (p. ej., sistemas de aguas residuales en pueblos costeros o espacios de estacionamiento en la playa), reflejar medidas de mitigación del cambio climático, como códigos y estándares de construcción para abordar el impacto del clima adverso (tormentas e inundaciones) y aplicar la naturaleza. soluciones basadas (por ejemplo, la protección de los manglares no solo impulsa el turismo de naturaleza, sino que también protege las costas de las inundaciones y fortalece la resiliencia climática). Muchos de los requisitos son específicos del destino. Las naciones insulares como Filipinas y las Maldivas requieren un atraque seguro para los barcos y embarcaciones que resistan mares más altos y vientos (más) fuertes. Los puentes y las carreteras costeras requieren nuevos estándares de construcción para soportar el impacto del cambio climático, mientras que las áreas costeras urbanas pueden necesitar revisar la planificación y zonificación de las instalaciones de prestación de servicios básicos, como depósitos de agua potable o vertederos. Dado que la ubicación geográfica de las naciones insulares trae consigo el desafío adicional de la movilización de recursos, será esencial aplicar soluciones apropiadas integradas y basadas en la naturaleza para las inversiones en infraestructura. La financiación del desarrollo se adapta cada vez más a estos esfuerzos integrados; un buen ejemplo es el Proyecto de Turismo Sostenible de Filipinas propuesto por el Banco Asiático de Desarrollo[6] dirigido a la restauración de la infraestructura turística clave, la mejora de la gestión de áreas marinas protegidas, la creación de medios de vida alternativos para las comunidades dependientes de la pesca, la replantación de manglares y pastos marinos y el establecimiento de redes de capacitación para capacitar a los trabajadores del turismo en mejores prácticas ambientales.

  1. Prácticas operativas y diversificación

Para servir a consumidores más conscientes y críticos.[7], las empresas turísticas han comenzado a adaptar la forma en que funcionan para volverse más sostenibles y apuntar a operaciones netas cero (incluso netas positivas). El desafío es lograr que todas las empresas operen de manera sostenible, inclusiva y positiva para la naturaleza. Los operadores más grandes están tomando la iniciativa para garantizar que su cadena de valor y suministro esté alineada con sus propios objetivos. Una ampliación de tales esfuerzos contribuirá en gran medida a mejorar la resiliencia.

El alcance de lo que ofrecen las diferentes empresas afecta la diversificación y, por lo tanto, la resiliencia de un destino. Cada una de las tres categorías operativas distintas de turismo costero y marino (ver Anexo) atrae a diferentes segmentos de mercado. Estos se dividen según el grado o la intensidad del uso de los recursos, reconociendo que 'el turista' a menudo usa una combinación de estas categorías. Cuanto mayor sea el nivel de uso, más importante e influyente será la salud de los recursos (costeros y marinos) para el uso de los consumidores. Los beneficios que se obtienen del turismo costero y marino también son mayores con el aumento del 'uso de recursos', al igual que la necesidad de fortalecer la resiliencia (como se explica en el Anexo).

La diversificación entre mercados ha demostrado aumentar la resiliencia durante la pandemia de COVID-19, cuando los mercados nacionales se volvieron dominantes y los gobiernos pueden usar la crisis como una oportunidad para diversificar sus economías para absorber impactos futuros.[8]. La resiliencia se encuentra además en la capacidad de los recursos marinos y costeros para producir valor de sustento más allá del turismo. Por ejemplo, las áreas marinas protegidas mejoran la población de peces[9], manteniendo un alimento básico rico en proteínas para las comunidades costeras durante una recesión económica en ausencia de turistas. Varias operaciones turísticas ofrecen modelos:

  • Six Senses Hotels & Resorts aplica estándares de diseño y construcción para frentes de playa con vegetación natural y espacios de transición, y sin hardscapes o barreras. Los estándares incluyen iluminación que sea segura para las tortugas marinas que anidan. Las Directrices de operaciones sostenibles de la empresa exigen códigos de conducta éticos en relación con la compra de productos del mar, las experiencias de buceo y esnórquel, el tratamiento de aguas residuales y similares.
  • El grupo hotelero más grande del mundo, Accor, está eliminando gradualmente los plásticos de un solo uso para fines de 2022 en las habitaciones, áreas de reuniones, restaurantes y áreas de actividades de ocio.
  • Intrepid Travel aplica un objetivo basado en la ciencia al revisar sus itinerarios para identificar oportunidades para otras actividades turísticas positivas para la naturaleza, incluido el uso de vehículos eléctricos en los viajes. Las oficinas de Intrepid seguirán siendo trasladadas a energías renovables. La empresa también recalculará los factores de emisión y buscará lanzar etiquetas de carbono para viajes, para que a los clientes les resulte más fácil comprender el impacto de sus viajes.
  • Royal Caribbean Cruises se ha comprometido a reducir la tasa de emisiones de carbono en un 35 por ciento adicional para 2025 (a partir de 2020).
  • El Banco Asiático de Desarrollo, junto con el PNUD y el PNUMA, ha lanzado un servicio financiero regional llamado SME BlueImpact Asia para acelerar las pequeñas y medianas empresas oceánicas en operaciones positivas para el clima, incluido el sector CMT. La instalación también guiará y brindará lecciones para un Blue Pacific Finance Hub desarrollado recientemente.[10], que apoya las economías a través de inversiones azules.

¿Cómo puede el turismo costero y marino ayudar a fortalecer la resiliencia de los destinos y comunidades anfitrionas?

Los residentes costeros a menudo están directa o indirectamente involucrados en el sector turístico. Quienes no están empleados directamente en (o no son dueños) de las empresas turísticas a menudo trabajan en la pesca, la agricultura, la acuicultura o el transporte, actividades que abastecen y sustentan la economía de los visitantes. La dependencia de sus medios de subsistencia en el sector del turismo a menudo los hace doblemente vulnerables a las perturbaciones. Por ejemplo, la contaminación plástica en la playa local puede reducir los ingresos del turismo de los residentes y poner en peligro su salud.

El turismo ha demostrado ser un excelente impulsor de la gestión comunitaria de los recursos naturales. Cuando los recursos costeros y marinos estén sujetos a propiedad común o derechos de uso, los derechos económicos de uso del turismo también deberían recaer en los residentes locales. En otras palabras, si la playa les pertenece, deberían beneficiarse del uso de esa playa por parte de los visitantes. La forma más eficaz de garantizar esto suele ser a través de asociaciones con el sector privado del turismo. A cambio del uso controlado de las áreas marinas y/o costeras, dicha asociación puede incluir el pago de la renta de la tierra a las comunidades, empleo, acceso a fuentes de energía y agua, proyectos de capital (por ejemplo, acceso a las aldeas por carretera para todo clima), etc. en. A menudo, se exploran vínculos adicionales en la cadena de suministro mediante los cuales los empresarios locales proporcionan a la empresa de turismo productos frescos, dirigen las actividades de los huéspedes (por ejemplo, cruceros al atardecer, viajes de pesca) o abastecen la tienda de recuerdos.

Conclusión

Un sector CMT resistente requiere intervenciones activas y coordinadas a nivel operativo, respaldadas por políticas y regulaciones apropiadas e informadas por datos en tiempo real y autoridad facultada. Esto puede convertir al sector en un innovador para la adaptación climática, que integra las cadenas de valor y los medios de vida locales.

 

ANEXO

Mesa 1. Nivel de utilización de recursos en el turismo costero y marino y su necesidad de resiliencia

Uso de océanos/mar/costa como Ejemplos Características Necesidad de resiliencia
Ambientación/decoración (bajo uso) § paseos

§ paseo marítimo

§ frente al puerto

§ frente al mar

§ miradores/playas

§ embarcaderos

§ Hoteles costeros, resorts, casas de huéspedes, alquileres vacacionales, etc.

§ Gestión predominante de espacios abiertos por parte de entidades públicas

§ Sitios informales (establecidos o ampliados) que se hicieron populares a través de las redes sociales pero que carecen de servicios básicos (p. ej., Sunset Hill)

§ Posible impacto del aumento del nivel del mar e inundaciones

§ Creación limitada de ingresos directos pero dependencia de infraestructura básica (de alto valor)

§ La ubicación a menudo tiene un valor comercial (alto) para venta minorista, alimentos y bebidas (F&B) y alojamiento

§ Bajo empleo directo (concentrado en F&B y alojamiento)

§ Uso conflictivo de recursos y altas instancias de traspaso

§ Impacto conductual directo (p. ej. tirar basura)

Si bien el 'uso' del océano como telón de fondo es aceptable incluso si el agua está ligeramente contaminada, esto no será cierto en la categoría de uso activo. El buceo, la pesca deportiva, el surf, el paddleboarding o las actividades costeras motorizadas, como el flyboarding, el parapente o los 'paseos en ovnis', etc., dependen en gran medida de las condiciones ambientales adecuadas.

 

Espacio de transición (uso intermitente) § cruceros/navegación

§ transbordadores

§ recorridos costeros/escénicos

§ Uso extensivo de alta mar (no regulado)

§ Empleo de nivel de destino limitado

§ Alto desembolso de capital para infraestructura (puertos deportivos, puertos, terminales) y embarcaciones

§ Itinerarios altamente flexibles

§ Las carreteras costeras a menudo requieren un alto mantenimiento (carreteras de peaje)

El uso del océano por parte de los cruceros puede considerarse en gran medida solo como un uso transitorio. Cuanto más grandes son las embarcaciones, más "introspectivo" se vuelve el producto, con actividades recreativas y minoristas disponibles a bordo, además de alojamiento y una variedad de puntos de venta de alimentos y bebidas. El tiempo asignado al destino es muy limitado en comparación con el tiempo que se pasa a bordo. Para la mayoría de los huéspedes, la experiencia no va más allá de la de una decoración exótica.
Área de actividad (consuntiva y no consuntiva) (alto uso) § playa

§ pesca deportiva / trofeo

§ snorkeling/buceo

§ surf/navegación

§ piragüismo / paddle surf / kayak

§ parapente / paseos en ovnis / esquí acuático, etc.

§ flyboarding / jet ski

 

§ Impacto altamente dependiente del comportamiento con impacto ambiental directo

§ Actividades en conflicto y competencia espacial

§ Inversión sustancial de capital en bienes muebles con altos costos de mantenimiento y operación

§ Altamente dependiente del clima / altamente estacional

§ Costos de almacenamiento y mantenimiento

§ A menudo vinculado a las operaciones del resort

§ El acceso a la playa sigue siendo en gran medida gratuito, con pago por servicios auxiliares (es decir, estacionamiento, transporte público)

Los niveles más altos de 'uso' también vienen con un mayor nivel de inversión en propiedades, equipos e infraestructura para apoyar este uso más directo de los recursos costeros y marinos (las carreteras costeras son excepciones). Esto expone aún más al sector y su resiliencia, ya que la sostenibilidad financiera de las empresas puede verse reducida por las fluctuaciones en el número de visitantes cuando se opera en un entorno frágil y se atiende a las demandas estacionales.

 

 

[1] ML Miller, J. Auyong y NP Hadley, Turismo costero sostenible: Desafíos para la gestión, la planificación y la educación, 2002, https://nsgl.gso.uri.edu/washu/washuw99003/1-Introduction_Miller.pdf.

[2] Estadísticas del Consejo Mundial de Viajes y Turismo para 2022; www.wttc.org.

[3] Cruise Market Watch, "Crecimiento de la industria de líneas de cruceros oceánicos", https://cruisemarketwatch.com/growth/; PEMSEA, “Economía azul”, http://pemsea.org/our-work/blue-economy.

[4] Organización para la cooperación económica y el desarrollo, Hacer que la cooperación para el desarrollo funcione para los pequeños Estados insulares en desarrollo (París: Publicaciones de la OCDE, 2018).

[5] Si el cambio climático continúa bajo un escenario de altas emisiones. S. Gaines, R. Cabral, CM Free, Y. Golbuu et al., Los impactos esperados del cambio climático en la economía oceánica, Panel de Alto Nivel sobre una Economía Oceánica Sostenible (Washington, DC: Instituto de Recursos Mundiales, 2020).

[6] Actualmente se está negociando el Proyecto propuesto de turismo sostenible de Filipinas para apoyar a los municipios de Coron y El Nido.

[7] Estudios recientes muestran que un número creciente de turistas están demostrando conciencia ambiental e interés en reducir los impactos negativos de sus viajes. J. Higham et al., “Cambio climático, viajes aéreos turísticos y reducción radical de emisiones”, Revista de producción más limpia 111 (2016): 336–47.

[8] Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, 2020. Impacto de la pandemia de COVID-19 en el comercio y el desarrollo: transición a una nueva normalidad (Nueva York: Naciones Unidas, 2020).

[9] Un estudio muestra que aumentar las áreas de protección marina en tan solo un 5 por ciento puede ayudar a mejorar la población de peces en al menos un 20 por ciento. RB Cabral, D. Bradley, J. Mayorga, W. Goodell, AM Friedlander, E. Sala, C. Costello y SD Gaines, “Una red mundial de áreas marinas protegidas para la alimentación” procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias 117, no. 45 (2020): 28134–39.

[10] BAD. 2020. ADB Blue Pacific Finance Hub: un enfoque regional. Manila. https://www.adb.org/sites/default/files/publication/786536/adb-blue-pacific-finance-hub-approach.pdf

Close
back to top