Presentado: Los países firman una declaración conjunta sobre los océanos y la acción climática Arrow Presentado: Diez eventos oceánicos a tener en cuenta en la COP28 Arrow Presentado: Lea el nuevo informe: El océano como solución al cambio climático Arrow Presentado: Lea el comunicado conjunto de los líderes del Panel Oceánico emitido en la Asamblea General de la ONU de 2023 Arrow
ensayo experto
Resiliencia: asegurando un futuro para el turismo costero y marino

¿Cómo se puede fortalecer la resiliencia del turismo costero y marino y cómo puede el turismo costero y marino ayudar a fortalecer la resiliencia de los destinos y comunidades anfitrionas? Considere la resiliencia a las amenazas exógenas, como el cambio climático, así como a los impactos futuros impredecibles, como las pandemias globales.

Bruce Prideaux
bruce prideaux
Profesor de la Universidad Central de Queensland, Australia

Muchos destinos turísticos costeros, definidos como territorios geográficos específicos donde el turismo es uno de los muchos sectores de la economía local, tienen un alto nivel de vulnerabilidad al cambio climático, lo que los pone en peligro considerable en múltiples escalas de tiempo.[1]. Este ensayo considera brevemente los factores que determinan la resiliencia del destino, describe las amenazas que enfrentan los destinos costeros y considera cinco estrategias clave interrelacionadas para ayudar a la industria del turismo costero y marino y a las comunidades de destino a desarrollar resiliencia y responder con éxito a una variedad de impactos, incluido el cambio climático y la transición a emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) cero.

Amenazas a los destinos costeros

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) ha publicado una identificación concisa y una evaluación del impacto de las amenazas del cambio climático en las áreas costeras con base en los niveles de emisión de GEI actuales y proyectados[2]. Los problemas clave incluyen impactos en los ecosistemas oceánicos y costeros a través de una mayor frecuencia de olas de calor marinas (colapso del hábitat, blanqueamiento de corales, pérdida de bosques de algas marinas y praderas de pastos marinos, cambios abruptos en la composición del ecosistema, interrupción de las redes alimentarias, etc.); empeoramiento de los impactos en la vida marina a través de factores antropogénicos (pesca excesiva, especies invasoras y degradación del hábitat, etc.); cambios rápidos en la temperatura y el nivel del mar que causan pérdidas económicas y daños emocionales; cambios en las prácticas recreativas y culturales globales; cambios en los servicios ecosistémicos proporcionados por los sistemas marinos (cambios en la composición de las capturas y diversidad de especies, pérdida de fuentes tradicionales de alimentos, etc.); pérdida del patrimonio cultural; y mayor riesgo de inundaciones en los asentamientos urbanos costeros. Además de estos impactos, la industria del turismo costero enfrenta la pérdida de atracciones marinas clave, playas degradadas y áreas de pesca recreativa, inundaciones de infraestructura turística, pérdida de mercados de visitantes y el costo de responder a estos impactos.

La posible pérdida de arrecifes de coral destaca solo uno de los impactos adversos causados por el cambio climático. A medida que aumente la frecuencia de las olas de calor marinas en las próximas décadas, los destinos dependientes de los arrecifes de coral, incluidos los pequeños estados insulares, perderán recursos turísticos marinos clave, lo que provocará graves trastornos sociales, económicos, políticos y comunitarios.[3].

Resiliencia

En un contexto turístico, Resiliencia es la capacidad evolutiva del sistema turístico para absorber disturbios (o perturbaciones) y reorganizar mientras experimenta cambios... para mantener su función fundamental, estructura, identidad y [sistemas] de retroalimentación'[4]. Las perturbaciones incluyen perturbaciones naturales conocidas (cambio climático, tormentas de viento, erupción volcánica, terremotos, etc.), perturbaciones económicas conocidas (transición a emisiones netas de GEI cero) y amenazas desconocidas (pandemias, crisis financieras mundiales, guerras, etc.) de diversas magnitudes. que pueden ocurrir a corto, mediano o largo plazo. Reorganización es la capacidad de las industrias y las comunidades para identificar y responder a las amenazas a través de la voluntad de adaptarse. La resiliencia se puede medir desde varias perspectivas, incluidas las de los negocios, la comunidad colectiva, los miembros individuales de la comunidad, la ecología, la ingeniería, la gobernanza y el liderazgo. Las estrategias de resiliencia deben incluir el impacto del cambio climático y los impactos de las estrategias de transición.

Factores que determinan la resiliencia

Desarrollar la resiliencia del destino para negociar la incertidumbre requiere la identificación y evaluación de las amenazas (por ejemplo, el cambio climático) en múltiples escalas de tiempo; evaluación de cómo las amenazas afectarán a sectores económicos específicos como el turismo; acceso a proyecciones basadas en la ciencia y de alto nivel de confianza de los impactos del cambio climático; y adopción de un marco de respuesta estratégica acordado. Resiliencia evolutiva en este proceso está la capacidad de adaptarse y reconfigurar todos los aspectos del destino en circunstancias en las que los sistemas económicos, sociales, políticos y climáticos están evolucionando rápidamente y, a menudo, de manera impredecible.

El éxito de las estrategias de fortalecimiento de la resiliencia dependerá del liderazgo positivo de los líderes políticos, comunitarios y empresariales en el destino, a nivel regional y nacional; acuerdo de todos los sectores de la comunidad de destino de que el cambio climático es un desafío a largo plazo; la capacidad de aceptar el cambio y la necesidad de adaptarse; acceso a apoyo financiero para el desarrollo de la resiliencia; apoyar los procesos legislativos en todos los niveles de gobierno; comprender las preocupaciones de los turistas; establecimiento de circuitos de retroalimentación; y el reconocimiento de que se producirán shocks exógenos inesperados en todo el sistema con poca o ninguna advertencia (pandemias, crisis financieras mundiales, guerras, disturbios políticos, etc.). La incapacidad o falta de voluntad para responder, un posible resultado de la inercia institucional, afectará negativamente la resiliencia y puede indicar que un destino está atrapado en una visión del mundo particular que obstaculiza su capacidad para identificar vías de desarrollo alternativas que conduzcan a una resiliencia a largo plazo.

Construyendo resiliencia

Todavía no es posible estimar a qué nivel o cuándo se estabilizarán las temperaturas globales o cuándo y a qué altura cesará el aumento del nivel del mar. Debido a esta incertidumbre, las estrategias de resiliencia a corto plazo pueden lograrse, pero desarrollar estrategias realistas de adaptación a largo plazo es mucho más difícil, particularmente cuando se desconocen los impactos económicos de la transición a cero emisiones netas.

A corto, mediano y largo plazo, la resiliencia de los asentamientos de las zonas costeras depende de factores que incluyen el éxito de las acciones internacionales para evitar un calentamiento por encima de 1,5 °C (transición), las estrategias nacionales de adaptación y la capacidad de las comunidades de destino para responder a cambios anticipados. Dado que los impactos del cambio climático afectarán a todo el destino, un enfoque de toda la comunidad es más efectivo que las respuestas no coordinadas de sectores individuales, como el turismo.

Estrategias clave                                               

Las estrategias para desarrollar la resiliencia de la industria del turismo y reducir su vulnerabilidad fortalecerán la resiliencia general de la economía y la comunidad del destino. Para el turismo costero y marino, el sector primero debe determinar cómo se verá afectado por el cambio climático y la transición a cero neto en múltiples escalas de tiempo, con base en una comprensión científica rigurosa. En segundo lugar, debe haber una evaluación auténtica de los posibles impactos en la demanda de visitantes a largo plazo. Tercero, debe haber una evaluación económica detallada de los costos del cambio climático más el costo de las medidas de resiliencia a corto, mediano y largo plazo. En cuarto lugar, se debe desarrollar un sistema eficaz de gestión del conocimiento que funcione en paralelo con un sistema de gobernanza capaz de coordinar la creación de resiliencia durante varias décadas. En quinto lugar, los destinos deberán desarrollar un marco de planificación e implementación que reúna los puntos anteriores.

Determinación de los efectos del cambio climático

Los informes del IPCC proporcionan una mina de oro de información útil para determinar los impactos del cambio climático. También se requiere una investigación científica rigurosa de los impactos a nivel de ecosistema. A nivel nacional, se requieren herramientas adicionales. La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de EE. UU. ha desarrollado un Índice Nacional de Riesgos para Peligros Naturales en línea que identifica los factores de riesgo a nivel comunitario para 18 peligros naturales, incluidas las métricas de riesgo para pérdidas anuales, vulnerabilidad social y resiliencia comunitaria.[5]. Por ejemplo, el condado de Palm Beach, Florida, un destino turístico clave, tiene un índice de riesgo de 57,71, en comparación con el índice de riesgo promedio de Florida de 19,65 y de Estados Unidos de 10,60. En Australia, el Consejo Climático ha desarrollado un mapa de riesgo climático interactivo descargable y gratuito que permite a los usuarios evaluar el riesgo a lo largo del tiempo y múltiples escenarios de eventos, incluidas inundaciones costeras, inundaciones, incendios forestales y vientos extremos, hasta el nivel de los suburbios.[6].

Evaluación de la demanda de los visitantes

Muchos recursos turísticos costeros clave, como los arrecifes de coral, disminuirán rápidamente en las próximas décadas. El sector turístico debe identificar cómo los turistas pueden responder a estos cambios, identificar y desarrollar los recursos turísticos actualmente no utilizados e identificar y construir nuevos mercados de visitantes. Herramientas como el Índice de Clima Turístico, que puede medir las respuestas de los visitantes al aumento de las temperaturas, y el Marco de Desarrollo de Estrategias y Recopilación de Datos pueden ayudar en estas tareas.[7].

Evaluación económica

Comprender el valor de los activos del turismo costero, los ingresos generados por el turismo costero y el costo de defender, abandonar o reubicar es fundamental. La información de este tipo ayudará a las empresas turísticas a tomar decisiones informadas sobre nuevas inversiones, reubicaciones o desinversiones. El gobierno local y otros niveles también necesitan esta información para evaluar las aplicaciones de desarrollo y planificar la inversión en infraestructura. Las herramientas económicas estándar que se pueden emplear incluyen escenarios con costos, modelos de equilibrio general computable y análisis de costo-beneficio.

Conocimiento administrativo

Dado que el cambio climático afectará a todo el destino, no solo a la industria del turismo, se requiere una respuesta de toda la comunidad para desarrollar la resiliencia del turismo y del destino a largo plazo. Para ser eficaces, las estrategias del tipo descrito anteriormente requieren un alto nivel de gestión del conocimiento basado en el intercambio y la coproducción de conocimientos (interacción dinámica entre las partes interesadas para generar nuevos conocimientos) entre todas las partes interesadas del destino. Una solución es adoptar un enfoque de "destino de aprendizaje"[8] que abarque una estrecha cooperación y el intercambio de conocimientos entre todos los miembros de la comunidad, incluido el sector turístico, el sector empresarial, el gobierno y las partes interesadas externas, para desarrollar estrategias de resiliencia que beneficien a toda la comunidad. Un ejemplo de la aplicación de un enfoque de destino de aprendizaje es Ningaloo, un destino de arrecife de coral en Australia Occidental y otro ejemplo se puede encontrar en Florida, EE. UU. [9],[10]. Este enfoque abarca el pensamiento sistémico, la gestión adaptativa y la investigación participativa para lograr objetivos colectivos de resiliencia a través de un proceso continuo de acción, monitoreo y reevaluación, idealmente basado en el desarrollo sostenible.[11]. El pensamiento sistémico, descrito como una "herramienta para desarrollar la conciencia sistémica al ver el "panorama general" y reconocer los patrones y la interrelación de las partes de un sistema", es un elemento importante de este enfoque.[12]. Se encontrarán dificultades cuando las partes interesadas clave tengan agendas divergentes.

Planificación e implementación

La estrategia final implica construir sobre las estrategias anteriores para desarrollar un marco de planificación e implementación que pueda responder al impacto del cambio climático en destinos específicos y los impactos más amplios de la transición en toda la economía. Este será el aspecto más difícil de lograr la resiliencia a largo plazo. Los innumerables problemas relacionados con la planificación, construcción y operación de barreras móviles en Venecia para proteger la ciudad de las inundaciones y el aumento del nivel del mar ilustran la complejidad de esta tarea. El pensamiento reciente en torno al concepto de ciudades inteligentes proporciona información sobre cómo abordar estos problemas.[13]. Desde una perspectiva industrial, la industria turística de Queensland (Australia) ha financiado un plan de adaptación del sector que destaca una serie de esfuerzos de adaptación necesarios para desarrollar la resiliencia al cambio climático.[14].

Los problemas clave que deberán resolverse incluyen la distribución equitativa de beneficios y costos entre las partes interesadas. Esto requerirá compensaciones entre las partes interesadas y un acuerdo para llegar a soluciones secundarias cuando la resolución de disputas es difícil. La compresión del cambio en el tiempo y el espacio también debe gestionarse de manera equitativa, ya que los destinos se ven obligados a responder rápidamente a las nuevas tecnologías y principios de gobernanza para desarrollar la resiliencia.

Conclusión

Desarrollar la capacidad para construir destinos resilientes requerirá un alto nivel de cooperación entre una variedad de partes interesadas, muchas de las cuales tendrán poca experiencia en este tipo de ejercicio. El plan de cinco puntos descrito anteriormente destaca una gama de interdependencias que rara vez se han puesto en práctica en el pasado. El sector turístico deberá reconocer su interdependencia con otros sectores de la economía local, aprender a cooperar activamente con todas las partes interesadas clave y adaptarse, desarrollar atracciones sustitutas y atraer nuevos mercados de visitantes.

—–

[1] Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), Cambio Climático 2022: Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad, Contribución del Grupo de Trabajo II al Sexto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, editado por D. Pörtner et al. (Cambridge: Cambridge University Press, próximamente).

[2] ipcc, Cambio Climático 2022.

[3] B. Prideaux y A. Pabel, eds., Arrecifes de Coral: Turismo, Conservación y Manejo (Londres: Routledge, 2018).

[4] PF Bangwayo-Skeete y RW Skeete, “Modelización de la resiliencia del turismo en los pequeños estados insulares: una historia de dos países” Geografías turísticas 23, núm. 3 (2021): 436–57; cita 437.

[5] Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, “The National Risk Index”, https://hazards.fema.gov/nri/.

[6] Consejo Climático, “Mapa de riesgo climático de Australia”, 2 de mayo de 2022, https://www.climatecouncil.org.au/resources/climate-risk-map/.

[7] B. Prideaux, M. Thompson, A. Pabel y L. Cassidy, “Gestión de un evento de crisis de cambio climático a nivel de destino”, Revista de gestión hotelera y turística 49 (2021): 451–59, https://doi.org/10.1016/j.jhtm.2021.10.006.

[8] D. Sadd, A. Fyall y K. Wardrop, "Marcos de eventos evaluativos: una perspectiva de destino de aprendizaje" Revista Internacional de Investigación Turística 19, núm. 3 (2017): 339–48.

[9] K. Schianetz, T. Jones, L. Kavanagh, PA Walker, D. Lockington y D. Wood, “Los aspectos prácticos de un destino turístico de aprendizaje: un estudio de caso de la costa de Ningaloo” Revista Internacional de Investigación Turística 11, núm. 6 (2009

[10] D. Sadd, A. Fyall y K. Wardrop, "Marcos de eventos evaluativos: una perspectiva de destino de aprendizaje" Revista Internacional de Investigación Turística 19, núm. 3 (2017)

[11] Schianetz et al., "Los aspectos prácticos de un destino de turismo de aprendizaje".

[12] Schianetz et al., “Los aspectos prácticos de un destino turístico de aprendizaje”, 568.

[13] G. Halegoua, Ciudades inteligentes (Cambridge, MA: MIT Press, 2020).

[14] S. Becken, N. Montesalvo y E. Whittlesea, Construyendo una Industria Turística Resiliente: Plan de Respuesta al Cambio Climático del Turismo de Queensland (Brisbane: Consejo de la Industria Turística de Queensland, 2018), https://www.qld.gov.au/__data/assets/pdf_file/0036/68697/building-resilient-tourism-industry-qld-ccr-plan.pdf.

Close
back to top